Todo bajo control

Alberto Moreno
-

Rubén Camacho, el preparador fìsico del Chocolates Trapa coincide en que al equipo le puede faltar chispa en estos momentos por la carga acumulada de trabajo, pero es lógico a estas alturas de la temporada

Todo bajo control - Foto: Á“scar Navarro

Carles Marco, técnico morado, no se cansa de repetir en las últimas comparecencias que ve a su equipo en las 3-4 última semanas falto de chispa, de energía, lo que repercute en su juego. ¿Cuestión física, entonces? Rubén Camacho, el responsable de esta faceta, responde a ello.
¿En que fase de la programación física de la temporada nos encontramos?
En una fase de descarga tras la carga acumulada, que estamos optimizando.
¿Ha habido descanso en este puente?
Tras el partido del jueves, hemos estado tres días sin entrenar. Es bueno, resetear un corto espacio de tiempo, no vernos las caras unos días. La liga, con este calendario da pocas opciones de hacerlo y hay que aprovecharlas. Hoy (por ayer, también festivo) hemos vuelto con dos sesiones de entrenamiento.
Carles Marco manifiesta que ve al equipo sin chispa y energía. ¿Es un problema físico o mental.
Sobre todo, mental, aunque también tiene su componente físico, que puede influir. Es algo de conjunto, no se pueden separar. Es posible que nos falte esa chispa, pero no es un problema físico, es un cúmulo de cosas, de la carga de entrenamiento.
¿Coincide con el técnico Carles Marco en que al equipo le falta energía?
Yo creo que se refiere más a que nos falta frescura. Y es cierto. El equipo, al igual que otros, no puede estar igual de fresco a estas alturas de la temporada que al comienzo de la liga con toda la carga de trabajo que se ha realizado.
¿Todo se está desarrollando tal como se ha planificado la temporada?
Sí, aunque tampoco nos ayude mucho el calendario. El hecho de jugar de domingo a domingo nos rompe un poco los esquemas. Estamos acostumbrados a jugar de viernes a viernes, con unos descansos programados y hacerlo los domingos provoca que haya más entrenamientos, más carga de trabajo.
Hay muchos preparadores físicos que planifican la temporada con diferentes picos de forma, en función de los objetivos de la temporada. ¿Es de esos?
En esta liga, en la que cualquier equipo te puede ganar, como se ha demostrado, es difícil planificarlo así. Mi idea es planificar el pico de forma cada semana. Es decir, llegar el día del partido de cada jornada en el mejor estado posible. Otra cosa es llegar en las mejores condiciones al play-off.
¿Usted también aplica en la preparación física la frase del Cholo Simeone «partido a partido»?
Sí, si (sonríe), en esto soy cholista. Llegar bien a cada partido sin pensar en el siguiente encuentro.
Con independencia de ello, es evidente que el equipo tiene que llegar fresco y al 100% al play-off.
Ese es el objetivo. Sería importante que en Semana Santa ya estemos clasificados para ir planificándolo.
Mejor que no haya por haber sido campeón.
Claro, claro. Sería maravilloso para todos, pero nosotros tenemos que planificar en función de jugarlos.
¿Habrá más descansos en Navidad?
Es que este año no hay descansos, porque hay jornadas próximas a las fiestas. Daremos 3 días o tres días y medio como ha ocurrido este pasado puente, para así venir frescos al regreso.
Lo que sí ha habido en esta temporada, y es evidente, es menos lesiones que en la pasada temporada.
Sí, toquemos madera. Este año no hemos tenido ninguna lesión muscular. Lógicamente, durante la semana hay contracturas que se cuidan de la mano de Omid, pero por problemas musculares no ha habido ninguna baja en esta temporada. Ha habido otros problemas que son inevitables y no podemos controlar, como la lesión de Kaspars, que fue producto de un golpe.
¿Es diferente la preparación de un jugador a otro?
Esa es mi filosofía: una carga de trabajo diferente para cada jugador. No todos son iguales y cada uno necesita una píldora diferente. Los más jóvenes, por ejemplo, tienen una carga extra porque tienen mucho margen de mejora física.
¿La afición puede estar tranquila entonces.?
Por supuesto, todo está bajo control. Tenemos una afición maravillosa, que nos ayuda.No es el sexto hombre, es el séptimo u octavo.



Las más vistas