Solo 15 solicitudes de ayuda para la compra de eléctricos

David Alonso
-
Un usuario de un vehículo eléctrico enchufa su automóvil en un punto de recarga - Foto: Reyes Martínez

En los primeros tres meses de la subvención, la consejería, que achaca las cifras a las dudas existentes sobre estos vehículos, solo ha aprobado cuatro peticiones

El novedoso plan de ayudas para la compra de vehículos eléctricos promovido por la Junta de Castilla y León ha pinchado en hueso durante sus tres primeros meses de vida, donde apenas ha recibido una quincena de solicitudes. Todo ello a pesar de ser la tercera comunidad -junto con Navarra y La Rioja- que ofrece deducciones en la declaración de la renta para incentivar las ventas de un tipo de vehículos que apenas representas el 0,5 por ciento del parque móvil regional. Además, según los datos facilitados por la consejería de Economía y Hacienda, finalmente solo cuatro peticiones han recibido el visto bueno de los técnicos, otras diez se han denegado por no cumplir con los requisitos, y uno desistió. De esta forma, la Consejería que comanda Pilar delOlmo solo ha podido movilizar 20.000 euros en ayudas durante este periodo. El proyecto aprobado en las Cortes autonómicas a principios de febrero, pero con carácter retroactivo al 1 de enero, consiste en una deducción fiscal del 15 por ciento en la compra de la compra de un coche puramente eléctrico y nuevo para un particular hasta un tope de 4.000 euros -el precio medio de un vehículo eléctrico en la actualidad oscila entre los 20.000 y 30.000 euros-.
«Castilla y León apuesta por una movilidad sostenible y por ofrecer a los ciudadanos alternativas menos contaminante, en lugar de prohibir los vehículos de combustión fósil», explicó Salvador Cruz, procurador popular encargado de defender la proposición de Ley en las Cortes, al tiempo que dejó claro que esta medida nació con el objetivo de «duplicar la venta de vehículos eléctricos para cumplir con la reducción europea de un 40 por ciento del efecto invernadero».
Un objetivo que, por el momento, parece estar bastante lejos de ser una realidad en la Comunidad. Desde la Consejería reconocen que las dudas existentes entre los compradores sobre la autonomía, recarga y utilidad de este tipo de vehículos está frenando la convocatoria. Además, las ayudas, tal y como sostienen, están dirigidas solo a particulares, no a profesionales, lo que también delimita bastante el volumen de interesados.
Siete provincias

Durante los primeros tres meses, ciudadanos de siete provincias de Castilla y León solicitaron ayudas para la adquisición de vehículos eléctricos, siendo Salamanca y Soria las únicas desde las que no llegaron ninguna petición. Valladolid, con 5, y Segovia, con 3, fueron las que acapararon la mayoría de estas, aunque las aprobadas por la Consejería solo llegaron a Valladolid (2), Segovia (1) y Zamora (1). 
Las ventas siguen al alza

El mercado de los vehículos eléctricos en la Comunidad sigue creciendo de forma lenta, pero continuada durante el inicio de este 2019, donde, según los datos de Anfac, se han matriculado 54 coches impulsados con esta energía.Una cuantía que, aunque insignificante frente a las más de 1.500 matriculaciones del resto de motores. A pesar de esto, los eléctricos han repuntado un 20% durante el primer trimestre, toda vez que en 2018 solo se anotaron 45 vehículos registrados.