Buenos remedios para vencer al aislamiento

A. Benito
-

Socializar, interactuar con los demás y trabajar la funcionalidad, claves del envejecimiento activo

Buenos remedios para vencer al aislamiento

"El aislamiento es uno de los mayores problemas de la actualidad. La sociedad ha cambiado, a medida que nos hacemos mayores, vamos perdiendo el grupo social al que pertenemos".


Quien habla es Raquel Amo, psicóloga y monitora en Herrera, Aguilar y Alar de los talleres de Autonomía Personal que promueve la Diputación. Ella, más que nadie, sabe que la edad trae consigo problemas como la soledad y la depresión, pero también considera que la prevención es la mejor forma de hacer frente a estos problemas cada vez más comunes. 


"El objetivo de nuestros programas es hacer que los mayores sean funcionales el mayor tiempo posible, que ejerciten la memoria y no pierdan el interés por las cosas", indica Raquel Amo, que también ve en este tipo de iniciativas un espacio para la socialización y la interacción afectiva. 


"Palencia es una de las provincias en las que mejor funciona este programa. Estamos muy sensibilizados con el tema, quizá porque tenemos una población bastante envejecida", continúa la psicóloga aguilarense. Esta también considera imprescindibles estos talleres "porque los abuelos necesitan mantener la actividad y las rutinas". De hecho, y según subraya al respecto, "los alumnos son muy positivos, se esfuerzan y no quieren vacaciones".


Todo ello a pesar de que el clima palentino no es el más propicio, algo que también influye en el aislamiento de los mayores. "Aún así, es raro el día que falta alguien", expresa la técnica de la Diputación, a la vez que reconoce que llegar a algunas personas es muy complicado. "Cada uno tiene su carácter y la edad es también sinónimo de introversión, por lo que aún queda mucho trabajo por hacer", añade.


En este sentido, una de sus labores primordiales es sacar una sonrisa a sus alumnos, que por lo general no suelen hablar de la soledad. "Les cuesta manifestar lo negativo y, además, el aislamiento es un tema tabú. Tenemos que intentar cambiar esa realidad", indica la psicóloga, cuyos talleres cuentan con siete participantes en Alar, diez en Herrera, otros diez en el Hogar del Jubilado de Aguilar y 16 más en el CEAS de la villa galletera.


"Está claro que hay formas distintas de envejecer. Por eso, y para hacer frente a las situaciones de soledad, lo mejor es educar a la sociedad y hacerle entender que la edad conlleva cambios involutivos, pero eso no tiene por qué ser negativo", apunta finalmente Raquel Amo, que como otras muchas personas ayuda con su trabajo a minimizar este tipo de problemas del siglo XXI.