El debate evidencia la distancia de los partidos

Carlos H. Sanz
-
El debate evidencia la distancia de los partidos - Foto: Á“scar Navarro

Los candidatos de PP, PSOE, Cs y UPcoinciden en señalar la despoblación como la principal amenaza pero no en las recetas para potenciar el empleo, los servicios y las infraestructuras

Sin interrupciones y sin insultos, sin regalos envenenados ni portafotos, y con mucho respeto al oponente política y muchas propuestas para España y para Palencia, se celebró ayer en el centro cultural provincial el primer y único debate electoral provincial con motivo de las elecciones generales del 28 de abril. Miguel Ángel Paniagua (PP), Antonio Casas (PSOE), Juan Gascón (Unidas Podemos) y Enrique Rivero Ortega (Ciudadanos) debatieron durante dos horas sobre despoblación, empleo, servicios básicos e infraestructuras.   
Un intercambio de posturas, que no de golpes, que dejó bien claras las diferencias políticas que existen entre los partidos de centro-derecha -Partido Popular y Ciudadanos- y los de centro-izquierda -Partido Socialista y Unidas Podemos-, pero también que coinciden en el diagnóstico sobre los males y potencialidades de la provincia.
Por eso, quizá donde menos diferencias hubo fue en el primer bloque, el cual versó sobre despoblación y donde ninguno se atrevió a negar amenazas como el envejecimiento de la población, la marcha de jóvenes o la baja densidad demográfica, pero sí ofrecieron soluciones diferentes.
Los cuatro candidatos coincidieron en muchas propuestas: despliegue de la banda ancha, potenciación del papel de la mujer en el campo, mejora de la sanidad, educación y los servicios públicos... 
Fue en los detalles donde más se notaron las diferencias. Juan Gascón, por ejemplo, incidió en medidas para escapar de una concepción mercantilista del mundo rural. «Los pueblos necesitan más transporte público y menos macrogranjas, empresas de fracking o industrias nucleares», sostuvo el candidato de Unidas Podemos.
Antonio Casas, número 2 de la lista del PSOE, enfocó el problema de la despoblación como «un asunto de Estado», abogando por «la mejora de los servicios y un esfuerzo fiscal para compensar a los valientes que se quedan en el medio rural».
El popular Miguel Ángel Paniagua argumentó la necesidad de «legislar pensando en el medio rural», y defendió un apoyo decidido «al sector de la automoción, al desarrollo de la industria agroalimentaria y a una conversión industrial que depare proyectos tecnológicos a través de una formación adaptada a las necesidades». 
empleo. El bloque que más reparos generó entre los candidatos fue el del empleo. PSOE y Unidas Podemos defendieron con ahínco «la mejora de la calidad de los puestos de trabajo», con propuestas como «la explotación de yacimientos de empleo ligados a la investigación en agroalimentación o vehículo eléctrico», propuso Antonio Casas; o a través de la reducción de la jornada laboral a 35 horas, la defensa del empleo público y la creación de trabajo en sectores muy específicos. «Empleos en el sector forestal y vinculados al cambio del modelo energético, como la potenciación de la bicicleta y el ferrocarril», enumeró Gascón.
En el frente del PP y Cs, se defendieron propuestas diferentes. Por ejemplo, Miguel Ángel Paniagua insistió en la política fiscal, y en concreto la supresión o bajada de impuestos- para potenciar la actividad económica. «Necesitamos competir con innovación para crear un futuro importante, por lo que queremos llegar en tres años al 2% del PIB en inversión en I+D+i», explicó.
Enrique Rivero Ortega también destacó la importancia de «acabar con la precariedad y la temporalidad laboral a través de un contrato único indefinido», y señaló un paquete de medidas para los autónomos, como la posibilidad de que no tengan que adelantar el IVA de facturas no pagadas o su equiparación en varios conceptos al trabajador por cuenta ajena.
Durante el debate se abordaron también temas de enjundia como el mantenimiento del Estado de Bienestar, si se deben subir o bajar impuestos -de nuevo quedaron en evidencia los dos bloques- o la atención sanitaria o la necesidad de un pacto de estado por la educación. 
Y, por último, se pidió a los candidatos tres compromisos relativos a infraestructuras para la provincia de cara a la próxima legislatura. Y sí, en este punto se habló del soterramiento.
Enrique Rivero Ortega, de Cs, puso el acento en la mejora del aislamiento y permeabilidad del AVE en Venta de Baños, los regadíos en la provincia y la exigencia de una parada en Aguilar si la alta velocidad conecta por fin Palencia y Cantabria.
Juan Gascón, de Unidas Podemos, incidió en proyectos como el corredor ferroviario de cercanías entre Palencia, Valladolid y Medina del Campo, la vertebración de la red viaria provincia y por un soterramiento «revolucionario» del tren para la capital.
Desde el PSOE, Antonio Casas defendió potenciar el tren de cercanías «sin renunciar al AVE», el despliegue de Internet en todos los pueblos y el arreglo de la A-67.
Y, finalmente, el popular Miguel Ángel Paniagua abogó por la mejora de la capacidad de la A-62 entre Venta de Baños y Dueñas, y el tercer carril entre Dueñas y Simancas; los nuevos accesos a la A-67, uno de ellos desde la capital; y también el soterramiento.
¿Quién ganó? El moderador, el periodista Juan Francisco Rojo, que condujo con precisión suiza los tiempos e intervenciones de los candidatos.