Arranca un nuevo tercer turno de Renault

Laura Burón
-

El aumento de la producción del Kadjar y el Megane ha supuesto la contratación de 500 trabajadores

Arranca un nuevo tercer turno de Renault - Foto: EVA GARRIDO

Renault ha puesto en marcha un nuevo turno de noche en la factoría de Palencia, para dar respuesta al lanzamiento de una nueva fase del modelo  Kadjar y las buenas perspectivas de Mégane, ambos como fruto de la implantación de los planes industriales a España y que ha conllevado la contratación de unas 500 personas que se distribuirán entre la planta de Villamuriel de Cerrato y las líneas concatenadas de Valladolid, es decir, aquellas que ensamblan y expiden piezas para los modelos que se realizan en la provincia palentina. 
Renault lanzó en enero la comercialización de nuevo Kadjar, una nueva versión que progresa en confort, calidad y ergonomía, según indicó la compañía en un comunicado. El éxito comercial de este modelo tras su lanzamiento, unido al aumento de la demanda de Mégane, provoca un incremento de la producción de la factoría de Palencia, lo que ha llevado aparejado la puesta en marcha del equipo esta pasada madrugada.
La llegada de Kadjar y Mégane a la fábrica de Palencia es fruto de los planes industriales firmados con la representación sindical, cuya incidencia en las plantas españolas ha resultado un «éxito», ha subrayado Renault. 
horquilla de producción. Con la implantación de este turno, la fábrica palentina alcanzará una producción máxima de vehículos de 1.100 diarios, si bien este tercer turno no llega a funcionar al máximo de su capacidad. De esta forma, la planta cerrateña se moverá en la horquilla de los 980 vehículos que se fabrican en dos turnos y los 1.380 si trabaja el cien por cien de su rendimiento máximo.
Las perspectivas que la firma gala maneja sobre los dos productos que se fabrican en Palencia, el Kadjar y el Megane hacian inviable que otras medidas laborales, como las prolongaciones de jornada para los trabajadores o los trabajosen sábado con cargo a la bolsa de horas fueran suficientes para cumplir con las previsiones, algo que fue denunciado por el sindicato CGT y que conllevó la celebración de varias jornadas de huelga durante los sábados