«Hay ganas de luchar, va en el ADN de los autónomos»

A. Benito
-

El colectivo Fuerza Autónomos Unidos Palencia está recogiendo todas las ideas, propuestas y proyectos que aportan sus asociados y llevándolos a las instituciones para que se les escuche, se tengan en cuenta sus demandas y se les ayude

«Hay ganas de luchar, va en el ADN de los autónomos» - Foto: Óscar Navarro

De forma espontánea. Así surgió hace poco más de un mes Fuerza Autónomos Unidos de Palencia (FAUP), un colectivo que, en cuestión de 24 horas, logró reunir en Facebook a más de 1.700 trabajadores por cuenta propia de toda la provincia. Ni el color político, ni el sector, ni la localidad, solo la unión que da el ser autónomos ha logrado impulsar esta agrupación cuyo principal objetivo es alcanzar mejoras, sobre todo en esta situación tan dura que puede hacer desaparecer la actividad de muchos de sus integrantes. 


FAUP quiere ser la voz de todos y la herramientda de lucha de un grupo de personas que se siente abandonado.  Por eso, busca una representación positiva mediante la unión, que se mantenga en el tiempo y que, a largo plazo, sirva para generar sinergias entre sus miembros. Su portavoz, Yolanda Rodríguez, hace balance de estas primeras semanas de andadura y explica a DP los detalles sobre las acciones más inmediatas de la nueva asociación. 


¿Quienes pueden formar parte del colectivo y qué acogida está teniendo la iniciativa?
«Hay ganas de luchar, va en el ADN de los autónomos» «Hay ganas de luchar, va en el ADN de los autónomos» - Foto: Óscar NavarroEl movimiento está dirigido a autónomos de Palencia y provincia, sin importar sector, ni idea política, ni localidad, solo ser autónomo y querer luchar por lo nuestro. 
La verdad es que estamos muy contentos porque, aunque pasen los días, la gente mantiene las ganas. El equipo de trabajo asumía que el subidón de los 1.700 bajaría con el paso del tiempo y  la incorporación al trabajo, pero la verdad es que seguimos registrando solicitudes de inscripción. Ya estamos en 400 asociados y la cifra sigue creciendo. 


¿En qué se ha centrado su trabajo en este primer mes de vida?
«Hay ganas de luchar, va en el ADN de los autónomos» «Hay ganas de luchar, va en el ADN de los autónomos» - Foto: Óscar NavarroAsociaciones, instituciones, autónomos... Estamos contactando con todo el mundo y con todos los que se dirigen a nosotros para que la red sea cada vez mayor y más fuerte. Nuestro deseo es unirnos a todo aquel que quiera aportar de manera positiva para hacer fuerza ante los que tienen la llave para ayudarnos a que esto sea menos duro. La idea es que cuando salgamos de esta crisis, esa red sirva para luchar unidos por nuestra tierra y nuestros trabajos.


Por eso, estamos recogiendo todas las ideas, propuestas y proyectos que aportan los asociados y los llevamos a las instituciones para que se nos escuche, se nos entienda y, sobre todo, se nos ayude. Además, buscamos y recopilamos toda la información útil en estos momentos para que llegue a más gente que, a lo mejor, no sabe cómo acceder a ella.


El colectivo de autónomos es muy heterogéneo. También las necesidades variarán en función de las características de cada negocio, el sector al que pertenezca, etc. ¿Resulta difícil coordinar un grupo tan variado? ¿Cuáles son los problemas que les unen?
La problemática común del autónomo son unas condiciones precarias a nivel laboral. Solo sabemos trabajar y no tenemos tiempo para quejarnos, lo que ha hecho que seamos un grupo de pagadores de impuestos sin apenas beneficios. El que nos equiparen en los beneficios que tiene un trabajador por cuenta ajena, sin restricciones, ya sería un logro. Esto es lo que nos une principalmente. 


Luego cada sector tiene lo suyo. Existen asociaciones sectoriales que funcionan muy bien y a las que no pretendemos sustituir, sino  aprender de su experiencia y colaborar de manera directa en todo lo que podamos. Eso sirve para que autónomos que no encuentran respuesta a sus dudas, puedan apoyarse en FAUP.


Sin embargo, lo verdaderamente importante es que todos queremos apoyar al resto de sectores. Esto es una cadena y tenemos que tirar todos por todos, ningún sector es más importante que otro, y por eso, esa heterogeneidad nos aporta algo muy positivo: ayudar al resto y mirar por todos.


Está claro que la crisis del coronavirus está siendo un varapalo tremendo para la economía de Palencia. ¿Cómo está el ambiente entre los empresarios y autónomos?
Hay una parte de tristeza y miedo constante. La incertidumbre de qué va a pasar, de cómo vamos a salir de una situación que ya era crítica en Palencia, hace que la angustia se apodere de nuestras vidas. El no ver una mano que se extienda para ayudarnos a salir del agujero ha hecho que desde FAUP incluso hayamos puesto en marcha un grupo de terapia con el Instituto Iurman de Palencia para apoyar a nuestros miembros en la parte emocional y estar más fuertes para enfrentarnos a esto.


Pero también se ven muchas ganas de luchar, es algo que va en el ADN del autónomo, pelear por sacar adelante aquello en lo que ha invertido su vida, sus ahorros y sus ilusiones. Y eso tiene que estar presente para agarrarnos a la mínima oportunidad que se nos muestre. Como siempre, eso volverá a depender, en la mayoría de los casos, de nuestro esfuerzo personal.


En este sentido, ¿cuáles son sus sugerencias y propuestas de cara a la recuperación?

Principalmente, una ayuda directa de las instituciones (ayuntamientos y Diputación) a los autónomos, sin importar el sector al que pertenezcan y  teniendo en cuenta los grados en los que ha afectado a cada uno esta situación. No queremos que nadie se lucre con esto, sino que la ayuda llegue al mayor número de personas. El agujero que te produce tener tu negocio cerrado puede ser más pequeño y son las instituciones las que pueden adoptar medidas como reubicar partidas económicas o no cobrar diferentes tasas o impuestos. 


En varios pueblos de Palencia ya se han presentado ayudas directas y en muchas localidades de España (grandes y pequeñas) se han tomado medidas muy interesantes para ayudar a los autónomos. Esperamos que en Palencia hagan lo propio. Está muy bien que se planteen acciones para después, para recuperar, pero de nada sirven si no nos ayudan primero a mantener esta situación. Hay que ir paso a paso, solucionemos el poder respirar y luego lucharemos por que se valore más nuestro trabajo y se quede todo en Palencia. No queremos que nuestros impuestos sean para que se beneficien empresas que ni producen ni pagan aquí, mientras que lo nuestro muere poco a poco.


Antes de que comenzara esta crisis, la situación de muchos pequeños empresarios y autónomos palentinos ya era complicada. ¿Qué cree que se ha hecho mal para que tantos negocios hayan tenido que echar el cierre en los últimos años? 
Imagino que te refieras, sobre todo, al comercio y a la hostelería, que son los sectores más visibles, aunque al final todo se siente amenazado por la situación. Palencia es pequeña y, tal vez, no tiene la infraestructura ni los servicios de otras ciudades en un momento en que las nuevas formas de comprar y de ofrecer servicios hacen que las fronteras se abran para conseguir lo que buscamos.


Todos tenemos que hacer autocrítica y asumir la parte de culpa que nos corresponde. Como usuarios, ¿valoramos lo que nos ofrecen en nuestra localidad o en cuanto podemos lo compramos en otra ciudad o por Internet? Y como prestadores de servicios, ¿estamos dando lo mejor de nosotros mismos o nos hemos asentado en una postura cómoda? 


Hay muchas cosas que impiden que una capital y provincia pequeñas puedan compararse a otras, pero lo primero somos los palentinos, y si nosotros mismos no luchamos por lo nuestro en la parte que nos corresponde (como personas y como instituciones), no lo va a hacer nadie. Hay que mentalizarse o Palencia morirá.


A los políticos de la provincia les piden que presten su mano y demuestren que están ahí para servir al ciudadano. A la Cámara de Comercio y a las asociaciones sectoriales que den un paso al frente. Háblenos más acerca de estos temas
En cuanto a los políticos, no nos engañemos, nosotros podemos luchar, pelear y chillar sin cansarnos, pero la llave de lo que necesitamos la tienen quienes dirigen las instituciones. Ellos son los que pueden allanarnos este camino y no van a tener, esperemos, otra oportunidad como esta para demostrar que todo lo que han prometido es cierto. Las palabras no dan de comer a nuestras familias. Es ahora cuando pueden hacernos ver que están ahí porque su objetivo es ayudar al ciudadano y no por alcanzar otros intereses.


Con la Cámara hemos hablado y quiere recordar a los autónomos de manera individual que está ahí para ayudar con diferentes servicios. A FAUP, como asociación, no nos puede ayudar tanto, está más limitada al ser una entidad que depende de ayudas y subvenciones, aunque nos haya ofrecido la mano. 


Con respecto a las asociaciones sectoriales o locales, nos hemos ofrecido a hablar con todo el mundo para trabajar de forma conjunta. Lo que ocurre es que hay tantos colectivos que creemos que es más fácil que sean ellos los que se pongan en contacto con nosotros. Aun así, no sé la cantidad de mensajes que hemos podido enviar estos días. Por lo general, da gusto hablar con la gente, se nota que estamos todos en el mismo barco. Otros creen que hemos venido a quitarles el puesto, pero que no se engañe nadie, nosotros estamos aquí para unir, apoyar y sumar, nunca para restar.


Juntos somos más fuertes es su lema. ¿Puede ser la falta de unión una de las causas que ha provocado el progresivo deterioro de la actividad de los autónomos?
No creo que sea justo achacar a una falta de unión la situación precaria de los autónomos. El problema principal es que tenemos una carga muy grande y unas ventajas mínimas. Como decía antes, deberíamos disfrutar, al menos, de los mismos derechos que un trabajador por cuenta ajena. Me refiero, por ejemplo, a paro, bajas médicas o ayudas básicas reales, porque muchas veces para acceder a todo esto hay que pagar unas consecuencias superiores al propio beneficio.


En esta situación lo estamos viendo, muchos de nuestros trabajadores están en ERTE, una situación nada agradable para nadie, y además tienen un complemento. Nos encanta que ayuden a los empleados para que su situación sea medianamente estable mientras todo vuelve a la normalidad, pero muchos de los autónomos que son los jefes de esos trabajadores están tirando por mantener un negocio con el que se puede ir por la borda todo por lo que han trabajado, incluida su vida personal. Lamentablemente, en el mejor de los casos, los autónomos han recibido 670 euros.


En resumen, no tenemos unas condiciones laborales justas y dignas, vivimos solo de nuestro esfuerzo y de lo que nos hemos jugado a título personal. Que en algún momento veas a otro autónomo como tu contrincante o te piques con que le vaya mejor que a ti, no es el motivo de nuestro deterioro. Además, eso va en la persona, no en el autónomo.


FAUP pretende unir a los autónomos de toda la provincia. ¿En qué se pueden ayudar un empresario de Aguilar y otro de Venta de Baños? Por poner un ejemplo de dos localidades distintas y distantes
La pena de todo esto es que nos lo tengamos que preguntar. Alguno dirá que somos utópicos, nosotros preferimos decir realistas. Una localidad se mantiene por lo que ingresa, así que si sabes que en tu provincia hay un buen producto, no lo compres en la de al lado; si quieres que la gente de fuera venga a disfrutar de nuestro arte y gastronomía, ¿no deberías hacerlo tú primero? Visita otros pueblos de tu provincia, come y consume en ellos, eso hará que sigan vivos. Luego sigue disfrutando del resto de provincias y los demás vendrán a hacer lo mismo.

 
Precisamente, esta situación podría ser también una oportunidad para que la gente valore más lo que tiene alrededor. ¿Tiene esperanza en que la hostelería palentina, los negocios locales y las pequeñas empresas salgan reforzados de la crisis?
Si no tuviésemos esperanza no estaríamos luchando así. Los que tienen el poder pueden ayudarnos, pero también nosotros tenemos que aprender de los errores. Estoy segura de que casi todo el mundo ha hecho autoevaluación y ese ejercicio tiene que servir para buscar posibles mejoras. Dicen que renovarse o morir o que de todo se aprende, pues hagámoslo.


Como usuarios, clientes y vecinos, valoremos el esfuerzo de todos los que con su pequeño negocio dan vida a nuestra ciudad y recurramos a ellos siempre como primera opción. No creo que los palentinos quieran ver en un futuro una Palencia como la de estos días, vacía, apagada, cerrada, muerta. Todos tenemos nuestra parte para salir de esto, que no se nos olvide tan pronto.


¿Qué acciones tienen previsto llevar a cabo a corto plazo?
A corto plazo, para salir de este coma, necesitamos respirar,y eso podemos hacerlo manteniendo a flote nuestros negocios para poder abrir en condiciones decentes. Para eso hemos solicitado encuentros con el Ayuntamiento (con el que nos hemos reunido ya) y con la Diputación, que la que puede ayudar de manera directa a paliar la situación con medidas como las que planteamos. Además, es el organismo que tiene voz en estamentos mayores (Junta y Gobierno) para exigir más ayudas para la capital y la provincia.


Seguimos sumando fuerzas con uniones entre nosotros, pero son las instituciones las que nos pueden ayudar a no hundirnos más. Por eso, nuestra primera y principal acción es  seguir recordando que estamos aquí.


A la par, seguimos trabajando en la creación de la Asociación FAUP para llegar mejor a posibles ayudas y crear proyectos que nos faciliten la supervivencia. 


FAUP ya tiene su propia página web. Cuéntenos qué se puede encontrar en este portal
Sí, estamos muy contentos y muy agradecidos a Gregorio y Enrique, de In-prima, que la han creado de forma gratuita y sobre todo con mucho cariño. 


Queremos que sea nuestro lugar de encuentro, aún nos quedan algunos contenidos que añadir, pero está casi al 100%. Desde www.faup.es, los autónomos se podrán asociar de forma fácil y  gratuita. Tenemos una zona de noticias, donde vamos colgando todos los artículos y entrevistas que nos vais haciendo los medios para darnos voz  y donde iremos dando aviso, más adelante, de todo lo que pueda ayudar, ya que muchas veces nos perdemos porque no tenemos tiempo ni para buscar.


Hay otra zona de documentación, donde vamos volcando todo aquello que pueda servir al autónomo en estos momentos (ayudas, dónde hay que pedirlas, cómo...), así como guías para empezar a trabajar. Hay mucha información. Y tenemos una zona de foro donde los asociados pueden entrar y plantear sus dudas. La idea es que el equipo de trabajo y otros asociados ayuden de una forma ordenada y fácil de encontrar.


En definitiva, la web es una herramienta para organizar toda la información y que el asociado rápidamente tenga acceso a todo de manera sencilla.


Si quiere, puede aprovechar la ocasión para dirigirse al colectivo de autónomos y animar a los profesionales que aún no lo hayan hecho a sumarse a este movimiento
Claro, invito a todos los autónomos palentinos, de la capital y de la provincia, sin importar sector o ideología, si están ya en una asociación o no se lo habían planteado nunca, si se metieron en Facebook y se quedaron sólo ahí o si no habían oído hablar nunca de nosotros, que se asocien a FAUP, porque ha surgido de nuestro sufrimiento, de la situación tan dura que estamos viviendo y se tiene que quedar para poder realizar un mejor trabajo.


Tenemos que conseguir más ventajas y luchar por Palencia, que es nuestra casa, no podemos dejar que se derrumbe. De aquí sólo pueden salir cosas buenas y juntos somos más fuertes.


Y para el resto de los ciudadanos y de las instituciones, cuál es el mensaje de FAUP
A todos los palentinos que no son autónomos, que no vean esto como un problema que no les toca, porque se confunden. Y si no lo hacen por empatía hacia nosotros, háganlo de forma egoísta, porque si desaparecemos nosotros, muchos se quedarán en la calle sin empleo, sus hijos no tendrán dónde trabajar y se tendrán que ir. Tampoco habrá un bar donde tomar su vino, una peluquería que le arregle las mechas, una tienda donde comprar el pan o un fisioterapeuta que le arregle la espalda, y así podríamos seguir enumerando. Vamos todos juntos y todos sufriremos las consecuencias.


Y a las instituciones, aparte de lo que les corresponde como meros ciudadanos, más que decir, es preguntar. ¿De verdad están haciendo todo lo que pueden? ¿Están seguros de que con lo que se ha hecho es suficiente? ¿Creen que así se va a salvar Palencia? El resultado y las consecuencias se verán mucho antes de lo que pensamos.