Hacienda advierte a la Junta de "desviaciones" en sus gastos

SPC
-
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. - Foto: Juan Lázaro (Ical)

El departamento de María Jesús Montero también detecta "riesgo" para ceñirse a la tasa de referencia de la regla de gasto

El Ministerio de Hacienda advierte a la Junta de Castilla y León del “riesgo de desviaciones” en sus gastos durante el año 2019, principalmente en los capítulos de operaciones corrientes. El Informe de seguimiento del Plan Económico-Financiero (PEF) de Castilla y León del último trimestre de 2018, que se publicó esta semana, destaca que dentro del escenario económico financiero diseñado para este año por el Ejecutivo autonómico en funciones de Juan Vicente Herrera, que será relevado por uno nuevo en julio, tras las elecciones del 26 de mayo, “se observan determinadas incertidumbres y riesgos de desviación”.

El análisis, recogido por Ical, explica que a pesar de que existen esos riesgos de desviación en los gastos “su evolución puede verse condicionada por la prórroga de los presupuestos del Estado” para este año. En este sentido, precisa que las “incertidumbres y riesgos” además de en la cuantía de las entregas a cuenta del sistema de financiación a abonar en 2019 se observan en “determinados capítulos de gastos”.

Hacienda explica que en los próximos informes de seguimiento evaluará esos capítulos “a efectos de valorar si determinan algún tipo de riesgo en el cumplimiento del objetivo” de déficit para este ejercicio, del 0,3 por ciento.

El documento también incide, en el caso de los ingresos, en que atendiendo al cierre de 2018, “habría cierto margen de mejora” del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.

El ministerio que dirige María Jesús Montero también se refiere en sus conclusiones del informe de cierre de 2018, a la regla de gasto a cumplir por Castilla y León este año, en el que la Comunidad prevé un uno por ciento, por debajo del objetivo fijado de crecimiento. Al respecto, advierte de que el aumento de los gastos financiados por la UE en 2018, en tanto que constituyen gastos excluidos, como la baja ejecución en algunos capítulos de gasto en dicho años, unido a posibles desviaciones en el comportamiento esperado del gasto en 2019, podrían determinar la concurrencia de riesgos en el cumplimiento de la tasa de referencia”.

Cumplimiento de objetivos

El informe, el segundo análisis sobre las cuentas de Castilla y León, tras la aprobación del PEF por el Consejo de Política Fiscal y Financiera el 31 de julio de 2018, destaca el cumplimiento del objetivo de estabilidad por parte de la Comunidad en 2018, con unas necesidades de financiación del 0,2 por ciento del PIB; inferior al objetivo fijado del 0,4 por ciento.

La autonomías, destaca Hacienda, tuvo unas necesidades de financiación de 135 millones el año pasado, 429 menos que en el ejercicio anterior, equivalentes a un 0,7 por ciento del PIB regional. Esta mejora sustancial, explica, estuvo motivada principalmente por el aumento de 206,6 millones de euros en los recursos del sistema de financiación sujetos a entrega a cuenta y liquidaciones, así como por los menores gastos del capítulo VII (transferencias de capital) y por los efectos de los ajustes de la contabilidad nacional.

El ministerio recuerda que en el primer informe tras la aprobación del PEF, del tercer trimestre del año, apreció ciertos riesgos de incumplimientos del objetivo de estabilidad, fundamentalmente por las posibles desviaciones de gastos no financieros, algo que se trasladó a la Junta y que se confirmó. Sin embargo, el Ejecutivo autonómico moduló esas desviaciones “mediante menores gastos de transferencias de capital”, lo que unido a los ajustes de contabilidad nacional por el mejor comportamiento de transferencias de la UE, permitió una “desviación positiva sobre el objetivo establecido”.

En cuanto a la regla de gasto, Hacienda indica que la evolución del gasto computable en términos interanuales fue del 1,9 por ciento, por debajo del objetivo del dos por ciento del ejercicio. Este comportamiento “confirmó la ausencia de riesgos indicada en el informe de seguimiento del tercer trimestre, incidiendo asimismo, tal y como se reseñaba, el efecto derivado de los gastos financiados por la UE”, concluye el ministerio.