Los garantes del derecho a la felicidad

Laura Burón
-

Una docena de personas participó ayer en el primer Congreso de Payasos de Palencia

Los garantes del derecho a la felicidad - Foto: Sara Muniosguren

El centro social José María Fernández Nieto acogió ayer el primer Congreso de Payasos de Palencia en el que una docena de participantes aprendió cuestiones vinculadas a la profesión, a la risoterapia y a la importancia de los payasos que visitan los hospitales. 
Las charlas, conferencias y casos prácticos sirvieron para que los asistentes aprendieran a «profundizar en los aspectos emocionales» vinculados a los payasos. Así lo explicó uno de los ponentes, Carlos Herrero Tejedor, que afirmó que «la razón del payaso es acompañar emocionalmente, por eso debe darlo todo, es una forma de amor escénico».
En su charla se refirió en varias ocasiones a los duros momentos que tienen que afrontar aquellos payasos que visitan los hospitales y tienen frente a ellos la dura realidad de los niños enfermos de cáncer. «También sufrimos. Somos seres humanos y a veces necesitamos apoyo psicológico. Tenemos sentimientos y debemos aprovecharlos para transformarlos en emociones», aclaró.
En este congreso también se abordaron cuestiones como la felicidad, la espontaneidad, el dolor, el miedo o la intuición. La psicóloga Deilis Ivonne Pacheco, que ofreció una charla sobre el humor en el contexto de la psicología positiva, abordó cuestiones como la aceptación y el reconocimiento de situaciones complicadas. «Todas las circunstancias tienen un desenlace, bueno o malo, y para afrontarlas son necesarias la inteligencia emocional, el humor y el positivismo y disfrutar de las experiencias, aceptarlas y reconocerlas», para poner como claro ejemplo la película La vida es bella, de Roberto Benigni.
«Ser payaso no es solo hacer reír. Es un proceso emocional. Por eso todo el mundo puede llegar a ser un payaso, pero con trabajo» continuó Carlos Herrero, que señaló que este profesional «no tiene límites, puede ser lo que él quiera. La nariz de payaso tiene magia y hay que saber entrar en esa energía y crear tu propio personaje para poder improvisar».
Sobre los límites del humor, Deilis Ivonne Pacheco aseguró que hay que hablar de sinergias. «En la entrega no hay miedo. Cuando todo fluye y te despersonalizas, no puedes dañar a nadie, no se genera dolor. Se crea una energía especial», subrayó.


Las más vistas