Un camino shinobi apto solo para valientes

Sara Borondo
-
Un camino shinobi apto solo para valientes

From Software reescribe las reglas del combate que el propio estudio estableció con la serie 'Dark Souls'

Los juegos actuales tienen fama de ser fáciles en general, y es cierto que muchos incluyen una opción de dificultad baja pensando en los jugadores que quieren disfrutar de la historia sin  complicados combates. Los títulos que desarrolla el estudio japonés From Software se sitúan en el extremo opuesto. En ellos lo importante es el camino, lograr que el jugador se vaya superando a sí mismo y aprendiendo.
Hace 10 años que Hidetaka Miyazaki creó la serie Souls que supuso un punto de inflexión en los juegos de acción con una narrativa ambiental, una dificultad muy elevada y un combate en el que había que esquivar, retroceder y golpear intentando no gastar la barra de resistencia. Este modelo se convirtió en un referente del género pero ahora Miyazaki ha reescrito las normas con Sekiro y la nueva forma de vencer no es usar la esquiva o retroceder, sino golpear sin parar, desviar ataques y utilizar el bloqueo en el momento justo para poder contraatacar ya que hay una barra, la de postura, que vertebra todo el combate. La postura sube cuando el personaje es atacado y baja cuando nadie le golpea, si se rellena la barra se puede ejecutar un ataque mortal. Como en sus juegos anteriores, Miyazaki obliga al jugador a evolucionar y crecer al mismo tiempo que lo hace el shinobi (ninja) protagonista. 
Además de la espada para luchar, el protagonista tiene un brazo artificial al que puede incorporar distintas mejoras como un gancho para llegar a puntos de difícil acceso o un paraguas para bloquear los ataques. Un tercer elemento característico del juego es el sigilo para coger desprevenido a algún enemigo y matarle más rápidamente, así como para atacar a los enemigos uno a uno.
La acción transcurre en el período Sengoku (s. XV y XVI) de un Japón lleno de figuras mágicas y mitológicas. El protagonista es el Lobo de un solo brazo, que debe emprender el camino del shinobi y recuperar a su maestro el Descendiente Celestial.