Agua Palentina perdió la producción de 2009

ALBERTO ABASCAL
-

La Seguridad Social rebaja la petición de penas para los procesados J.G.J.D. y F.C.V. por un delito de estafa · La nueva empresa pruducirá agua con la misma marca Fuentes de Lebanza

Agua Palentina perdió la producción de 2009 - Foto: Eva Garrido

El Ministerio Fiscal solicitó finalmente dos años de prisión para J.G.J.D. y F.C.V., como presuntos responsables de un delito contra la Seguridad Social supuestamente por utilizar el capital de una sociedad constituida al calor de la firma Agua Palentina, la empresa que comercializaba Fuentes de Lebanza desde La Pernía y de la que eran únicos socios, para que esta continuara con la actividad omitiendo supuestamente las obligaciones derivadas de la realización de trabajos por parte de los empleados de la firma embotelladora.
El juicio, que se prolongó durante toda la jornada de ayer en sesiones de mañana y tarde, quedó visto para sentencia en la Audiencia Provincial. Antes, la Seguridad Social, que actuaba en este caso como acusación particular, decidió rebajar para los acusados, defendidos por los abogados David Chicote (Bilbao) y el palentino Máximo Rebolleda, de dos años y medio a dos años la petición de penas igualándose al Ministerio Público, por lo que en caso de una sentencia condenatoria la pareja, en principio, no ingresaría en prisión.

Según explica el Ministerio Fiscal, la cuantía defraudada a la Seguridad Social por las cuotas de los trabajadores de Agua Palentina, entre principal, intereses, cargos y costas, ascendería a un montante global de 290.889,43 euros entre los ejercicios 2011 y 2016. Durante la vista oral, los dos acusados indicaron que en todo momento intentaron mantener la producción de la embotelladora, primero como Agua Palentina hasta que se declaró en concurso de acreedores, y posteriormente a través de Re-Quality, dado que había inversores interesados en hacerse con la empresa norteña. En este sentido, argumentaron que no tuvieron nunca intención de estafar. De hecho, aseguraron que perdieron todo su patrimonio personal en este proyecto.
Apuntaron durante el juicio que el principio del fin de Agua Palentina se fraguó en 2009 cuando perdieron toda la producción debido al defectuoso material de botellas de plástico y tapones que les suministró la empresa proveedora y que provocó un agujero de 600.000 euros para la embotelladora palentina. 
La puntilla, según declararon los encausados ante el tribunal, fue el hecho de que posteriormente la entidad bancaria prestamista decidió cortarles la línea de crédito abierta.

Coincidiendo con el desarrollo del juicio, Diario Palentino pudo conocer de fuentes consultadas que el grupo alimentario austríaco Figlmueller, que se hizo con unidad productiva de Agua Palentina, ha cedido la explotación de la empresa norteña a una sociedad, en la que también participa, para en breve comenzar a comercializar agua con el mismo nombre Fuentes de Lebanza, después de invertir cuatro millones de euros en maquinaria y tecnología.
Al parecer, se han realizado los pertinentes trámites burocráticos a nivel municipal y la sociedad está a la espera de contar con el visto bueno de la Junta de Castilla y León para reanudar la producción, que iría prácticamente a la exportación. 
La intención es producir agua con la marca Fuentes de Lebanza a dos turnos de trabajo y con una plantilla cercana a la treintena de operarios, según indicaron las mismas fuentes consultadas.