En constante estado de cuarentena

Rubén Abad
-

Cuarenta establecimientos cubren sus escaparates con papel de embalaje y hojas de periódico para simular su cierre. Es la primera gran acción reivindicativa de la Asociación de Comerciantes

En constante estado de cuarentena

El comercio tradicional, el de las tiendas de proximidad de toda la vida, esas que en muchos casos han pasado de padres a hijos de generación en generación, es uno de los grandes motores económicos del medio rural, en mucho casos, el único. Estos establecimientos dan vida a los pueblos y ofrecen todo tipo de servicios a sus vecinos, evitando que estos tengan que desplazarse hasta las ciudades.
Pues bien, párense ahora un instante a pensar qué aspecto presentaría su pueblo, su barrio o su calle sin tiendas, ni comercios, ni bares, ni empresas de servicios. La respuesta no es otra que un panorama totalmente desolador.
Este aspecto fantasmagórico es el que se encontraron ayer los vecinos, turistas y peregrinos en Carrión de los Condes, donde la Asociación de Empresarios y Comerciantes del municipio jacobeo lanzó una campaña de sensibilización sobre la importancia de apostar por este tipo de negocios.
Para ello, cuarenta locales ocultaron por completo sus escaparates para dar la apariencia del cese de negocio. Tiendas de moda, fruterías, farmacias, droguerías, zapaterías, ópticas y todas las tiendas imaginables, incluso algunos comercios del polígono, se sumaron a la primera gran campaña del colectivo empresarial, que nació a finales del pasado ejercicio. «Con esta iniciativa reivindicamos la importancia que tiene un pueblo con servicios», señalaron los promotores de la iniciativa.
Unos eligieron papel de embalaje y otros hojas de periódico, a los que acompañaban carteles reivindicativos dirigidos a sus clientes, a quienes agradecen la confianza que depositan en sus locales. «¿Te imaginas un pueblo así?De ti depende. Los escaparates de los establecimientos lo dicen todo», rezaban los letreros.
compras por Internet

Cabe destacar que el principal enemigo de los establecimientos de proximidad han dejado de ser las grandes superficies ubicadas en los pueblos más grandes y en las ciudades. Ahora son las compras por Internet, en especial las que se realizan a través de plataformas como Amazon, las que más están afectando a los negocios.