Una ciudad de película

Rubén Abad
-

La MCIP baja el telón con la entrega de premios, la proyección de 'Y llovieron los pájaros', de la canadiense Louise Archambault, y un coloquio en la biblioteca. Hoy, filme de calado social con 'Una mañana fría', de Raquel Troyano

Una ciudad de película - Foto: Sara Muniosguren

La Muestra de Cine Internacional de Palencia (MCIP) bajó ayer el telón de un exitosa 29 edición de la que han tomado parte miles de palentinos. Un evento que se despedía de una ciudad que ha bebido de la esencia del séptimo arte desde finales de febrero y que espera ya con los brazos abiertos la celebración de la convocatoria número treinta de un festival que no solo ha sabido ganarse un hueco en la programación cultural de la capital, sino que se ha convertido en uno de sus grandes referentes. 
El festival se despedía del Teatro Ortega con la proyección del preestreno de Y llovieron pájaros, de la canadiense Louise Archambault. Previamente, se hizo entrega de los premios con la presencia de varios de los galardonados, que agradecieron la apuesta que hace Palencia por el mundo del cine.
Hasta la capital se desplazaron, entre otros, David Alaya y Pedro Puente, protagonistas de Zapatos de tacón cubano, el trabajo que se alzó con el premio Milagros Alcalde del jurado al mejor cortometraje. Una cita que es un canto a la libertad en la que se narra la entrañable historia de Paco y José, dos adolescentes que viven en una barriada marginal de Madrid, con problemas familiares y rodeados de un ambiente agresivo, machista y homófobo en el que deben llevar una doble vida para ocultar el inicio de su relación y su pasión por el baile flamenco.
Por lo demás, la biblioteca pública fue testigo de un coloquio con Eduardo Margareto, responsable de los Cines Ortega y Multicines Avenida, quién reflexionó sobre el valor social y la importancia de las salas de cine en la ciudad de Palencia. Un acto que formaba parte de las actividades programadas por la MCIP durante su última jornada. 
‘Una mañana fría’

Como complemento a la vigésimo novena edición de la Muestra de Cine Internacional de Palencia, el público tendrá hoy la oportunidad (19 horas en el Ortega) de visionar la película-documental Una mañana fría, con la que la cineasta ribereña Raquel Troyano da voz y protagonismo a las víctimas de los accidentes de tráfico. La cinta cuenta la propia historia familiar de Troyano y recoge el testimonio de Rosi, su madre, quien perdió a un hermano en un siniestro en una carretera de Reinosa (Cantabria) en 1986. 
La historia está narrada en primera persona, la de Rosi Troyano, que vuelve al lugar del accidente en el que perdieron la vida su hermano y otro vecino y en el que una tercera persona resultó herida. El filme suma los testimonios de más víctimas y familiares de afectados por siniestros viales y cuenta en su equipo técnico con Luis Centurión como director de fotografía, con Aurora González poniendo voz a las recreaciones sonoras, con Alberto R. Valhermoso como compositor de la música original y con Lewa como creadora de la canción original de la obra Tras la niebla.