Cholo, Ramos y Becerril

Alberto Moreno
-

El asistente palentino es involucrado en la polémica del derbi

Cholo, Ramos y Becerril - Foto: JUAN MEDINA

En el derbi de pasado domingo en elMetropolitano entre el Atlético y Real Madrid se produjo un  hecho que generó una seria polémica protagonizada por el técnico colchonero Diego Simeone.
Antes de llegarse al descanso, el entrenador argentino de forma desaforada y reiterada protestó al juez asistente, al cuarto árbitro y al colegiado leonés González González por no ser expulsado el capitán del Real Madrid Sergio Ramos por un presunto insulto al juez de línea. «¡Le dijo la p... que te parió!», no paraba de repetir, pidiendo la roja para el defensa blanco y preguntando al asistente «¿Cómo puede permitir eso?». 
Tanta fue la insistencia que el propio colegiado se dirigió a la banda para calmarle. Al término del encuentro, los dos protagonistas fueron interrogados por esos presuntos insultos. Ninguno de los implicados en la polémica quiso aclarar lo sucedido si bien las palabras del Cholo fueron claras. «Lo que pasa en el campo queda en el campo, pero el juez de línea sabe lo que dijo», manifestó. En el Atlético de Madrid recordaban que por un hecho semejante fue expulsado y sancionado con varios partidos Diego Costa la pasada campaña.
Las imágenes si muestran ese momento. Ramos asegura y reconoce que pronunció «la p... que me parió», no insultando al colegiado.
ramos y becerril. Pues bien, el juez asistente en cuestión, presuntamente insultado por Sergio Ramos, es el colegiado palentino, Rubén Becerril Gómez, que cumple su tercera temporada en la Primera División.
Becerril Gómez no es, precisamente, un asistente al que se le pueda considerar un protector de Sergio Ramos. En su debut en Primera División, en agosto de 2017, en Riazor, en un Deportivo de la Coruña-RealMadrid, ya en tiempo de descuento y con 0-3 en el marcador requirió la presencia del colegiado para señalarle una acción en falta por golpear con el codo a un rival en un salto aéreo. Era la segunda del sevillano, siendo expulsado.  Lo fácil para Rubén Becerril Gómez, en su debut en la categoría, con un marcador decantado, a escasos segundos del final del partido, era haberse inhibido en esa acción y dejarla pasar. Pero no lo hizo.
Por eso, cuesta creer que lo hiciese en esta otra situación en el caso de haberse producido el insulto de Sergio Ramos y haberlo escuchado  el asistente palentino.   La duda difícilmente se despejará. El cuerpo arbitral tiene órdenes de no realizar declaraciones y menos comentar lo sucedido en un partido, una vez que se haya iniciado la temporada.