«Las matronas acompañamos a la mujer en todo su ciclo vital»

E.M.
-

ANA NOZAL, matrona

«Las matronas acompañamos a la mujer en todo su ciclo vital» - Foto: Sara Muniosguren

Siempre le habían gustado las asignaturas relacionadas con la biología y al terminar COUdecidió que quería estudiar Enfermería. Cursó sus estudios en Palencia y realizó la especialidad en el Clínico de Valladolid. Al poco de comenzar la carrera sintió que estar junto a la mujer en uno de los momentos más importantes de su vida era algo que le llamaba la atención. 
El Sindicato de Enfermería Satse ha denunciado que la sanidad pública sólo cuenta con 8.531 especialistas en Enfermería Obstétrico-Ginecológica, lo que supone un único profesional por cada 10.000 habitantes. Malos datos...
Considero que hay pocos profesionales teniendo en cuenta que nuestras competencias son mucho más amplias de lo que la gente piensa. Tradicionalmente siempre se nos ha reducido al paritorio y a  los centros de salud. Cuando nosotros hacemos la especialidad, que son dos años a mayores de la carrera de Enfermería, se nos prepara para todo y seguimos siendo enfermeras, por lo que deberíamos estar en las plantas de maternidad, en las de puerperio o en las de patología obstétrica.
Hay muchas unidades que tradicionalmente han sido ocupadas por enfermería y que podrían estar ocupadas por enfermeras especialistas, que para eso se nos prepara más. Creo que, con el paso del tiempo, los centros están entendiéndolo así y lo están llevando a la práctica. De hecho, ya hay hospitales en los que, puestos de estas características, están siendo cubiertos por matronas cuando se jubilan las enfermeras. Es una pena que habiendo enfermeras especializadas y preparadas no se aproveche desde el sistema de salud.
¿Dónde cree que falla el sistema en este sentido?
Pues eso no es algo que deba valorar yo. Creo que es necesario conocer mucho mejor nuestras capacidades. A lo mejor también deberíamos vendernos más y mejor, pues a veces nosotros mismos no exponemos nuestras cualidades. Si insistimos en que estamos aquí y somos capaces de hacer muchas más cosas de las que se considera, puede que la gente empiece a demandar más nuestra asistencia en distintos ámbitos.
Evidentemente, las administraciones son quienes deben decidir qué profesionales ocupan cada plaza, pero todos tenemos que poner de nuestra parte.
Mucho más que atender partos. ¿Cuáles son las labores que ejerce una matrona?
A las matronas se nos prepara para acompañar a la mujer a lo largo de todo su ciclo vital. Estamos presentes en la educación sexual, al tiempo que ofrecemos asesoramiento sobre cuestiones como anticonceptivos o programas de prevención de cáncer de cérvix o de mama.
Además estamos en el embarazo, en el parto y en el puerperio desde el centro de salud, con talleres de lactancia materna o cuidados del recién nacido. También  acompañamos a la mujer durante la menopausia, por lo que estamos con ella en todo su ciclo reproductivo. Con ella y con toda la familia. Creo que las matronas tenemos que trabajar por estar en todos los ámbitos para los que tenemos competencias.
¿Hay mucha diferencia entre la labor de una matrona actual y la que desarrollaban hace décadas?
Antes la especialidad de matrona se realizaba de forma diferente: tenían más tiempo de especialización y trabajaban sobre todo en paritorio. Si nos retrotraemos mucho más atrás encontramos a las parteras, que existen desde la primera mujer que se puso a parir y contó con alguien que la ayudara. En Palencia, los más mayores recuerdan como había dos matronas a las que se llamaba cuando las mujeres se ponían de parto, para que acudieran a sus casa a ayudarlas. Solo si la cosa se complicaba se las enviaba al hospital.
¿La sociedad valora el trabajo de estos profesionales?
Creo que sí. Mi experiencia en el paritorio es más reducida en lo que a satisfacción se refiere, pues a la mujer la ves en un momento muy  intenso y luego no la haces un seguimiento. En Atención Primaria, si a las mujeres las has acompañado durante el embarazo te tienen como un referente para muchos temas futuros de salud. Considero que sí te valoran, pero para eso tienen que haber pasado por la consulta y conocer la labor que desarrollamos y en todo lo que podemos ayudarlas para establecer ese vínculo, que luego se mantiene en el tiempo.
En Palencia, en Atención Primaria cada matrona tiene asignadas unas 6.300 mujeres. Si la situación no es la mejor en general, en las zonas rurales cada vez está peor
En el mundo rural yo viví la amortización de las plazas de matronas, que fueron desapareciendo. Las mujeres han visto disminuida su atención en este sentido, pues ahora acuden menos días a los pueblos. Todo ello teniendo en cuenta que se trate de un pueblo grande, pues en los pequeños la atención es mucho más reducida. Creo que es un mal generalizado en el ámbito sanitario, pues lo mismo ocurre con los médicos de familia o los pediatras, que no acuden con la frecuencia que demandan los pacientes. La dispersión geográfica y las condiciones de trabajo hacen que muchos profesionales prefieran trabajar en la capital, pero las mujeres del mundo rural tienen todo el derecho a tener una asistencia.
¿A nivel formativo es una especialidad que demandan las nuevas generaciones?
Ahora cada vez hay más especialidades. Cuando yo cursé mis estudios solo había salud mental y matrona, a las que ahora se ha sumado la enfermería de pediatría y  la de familia. Esa diversidad hace que haya más gente que quiera hacer especialidades y matrona es una de las opciones más demandadas.