Acusan a Armisén de «deslealtad institucional»

Carlos H. Sanz
-

El Grupo Municipal Socialista lamenta que la presidenta de la Diputación se ausentase nuevamente del pleno ante la petición del PSOE de que explicara los motivos por los que reclama la ejecución del convenio

Acusan a Armisén de «deslealtad institucional» - Foto: Sara Muniosguren

El Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento lamenta «la postura mantenida por la presidenta de la Diputación, Ángeles Armisén, al ausentarse nuevamente del pleno en el debate sobre la calle Jardines, ante la petición del PSOE de que explicara los motivos por los que en la institución provincial no solo no se ausenta, sino que manifiesta su posición favorable a reclamar al consistorio la ejecución del convenio expropiatorio».
A juicio de los socialistas, «Armisén ha elegido ya el lado del que va a estar en esta cuestión, actuando además sin las mínimas reglas de lealtad institucional con el Ayuntamiento que representa». «De hecho, el informe emitido por el secretario general pone de manifiesto que Diputación no ha notificado a la entidad local la resolución firmada por la presidenta el pasado 4 de septiembre, por la cual remitía a los servicios jurídicos la orden para iniciar un contencioso administrativo contra el Ayuntamiento de la capital», aseveran desde el PSOE.
La portavoz socialista, Miriam Andrés, considera la actitud de Armisén de «poco ética políticamente al estar omitiendo en todo el proceso la obligación que tiene como concejala del Ayuntamiento de posicionarse a favor de los intereses de la ciudad». 
Para evidenciar esta postura, el PSOE solicitó la votación nominal de los concejales, pero la prospuesta no prosperó porque Ganemos se posicionó en contra, «favoreciendo que el PP camuflara la ausencia de Ángeles Armisén, pese a que hace unos días pidieron la dimisión de la presidenta de Diputación».
Desde el PSOE seguirán insistiendo en que no se puede defender intereses contrapuestos de dos administraciones, «máxime cuando tanto Armisén como Polanco son los responsables de haber enquistado la situación y de haber propiciado que el Ayuntamiento se encuentre ya con una deuda de más de 5 millones de euros en intereses de demora».