China estalla y amenaza a EEUU ante otra provocación de Trump

Agencias
-

El respaldo del presidente norteamericano a las protestas prodemocráticas enfurece a Pekín, que avisa que tomará «contramedidas» si Washington sigue entrometiéndose en sus asuntos

China estalla y amenaza a EEUU ante otra provocación de Trump - Foto: THOMAS PETER

Las ya de por sí débiles relaciones bilaterales entre EEUU y China pueden verse rotas por completo a cuenta de la crisis política que se vive en Hong Kong. Y es que el presidente estadounidense, Donald Trump, provocó ayer el enfado del Gobierno de Pekín al firmar varios proyectos de ley en apoyo a las protestas de la excolonia. Un hecho que hizo reaccionar al gigante asiático de forma especialmente dura, advirtiendo a Washington en un comunicado de que tomará «contramedidas» si continúa inmiscuyéndose en sus asuntos.
Ese condicional si parece ser la única puerta abierta a la esperanza para que las leyes estadounidenses sobre Hong Kong no acaben por dar al traste con las tímidas posibilidades que se habían abierto para un acuerdo comercial entre las dos grandes potencias del planeta. El Estado oriental no afirmó que adoptará ya medidas de represalia, sino que lo hará «si Estados Unidos continúa bajando por el camino equivocado», en cuyo caso «deberá asumir las consecuencias».
Trump, que inicialmente sugirió que iba a votar las leyes finalmente rubricadas, indicó que las suscribió por «respeto» al presidente chino y al pueblo de Hong Kong. Y lo hizo afirmando que los textos se promovieron «con la esperanza» de que los líderes asiáticos «sean capaces de resolver amistosamente sus diferencias y se dirijan a un largo período de paz para todos».
A juicio del Ejecutivo de Xi Jinping, la Administración Trump «menosprecia los hechos y distorsiona la verdad» en relación con las protestas en la ciudad autónoma, además de «apoyar abiertamente a criminales violentos». «La naturaleza atroz y maliciosa de sus intenciones se ha revelado totalmente. Su verdadero objetivo es socavar la estabilidad y la prosperidad de Hong Kong, sabotear la práctica de un país, dos sistemas y perturbar el empeño de la nación china de lograr la gran renovación», apuntó en el comunicado.
De este modo, calificó de «un claro acto hegemónico» la aprobación por parte de EEUU de la llamada Ley de Derechos Humanos y Democracia de Hong Kong, que consideró como una «grave intromisión en los asuntos» de la ciudad autónoma «que son los asuntos internos de China». «Es además una grave violación de la ley internacional y de las normas básicas que regulan las relaciones internacionales», zanjó.
La declaración de Trump sacó ayer a miles de personas a las calles de Hong Kong, que protagonizaron una manifestación pacífica en agradecimiento a EEUU, aunque acabó con nuevos enfrentamientos con la Policía.