Recursos sostenibles sobre dos ruedas

E.M.
-

El colegio Nuestra Señora de la Providencia participa en el proyecto Erasmus+ Cycle junto a centros de Bélgica, Rumanía y Finlandia, mediante el que se pretende poner en valor la cultura europea, su patrimonio y la sostenibilidad en torno a dos eje

Recursos sostenibles sobre dos ruedas - Foto: Sara Muniosguren

Valorar la cultura europea, su patrimonio y asumir la responsabilidad de una Europa mejor en lo que respecta a la sostenibilidad. Ese es el objetivo por el que el colegio Nuestra Señora de la Providencia se ha embarcado en el proyecto Erasmus+ Cycle (Cycling Your Channels to Learn about Europe) con el que durante dos años trabaja con el alumnado de Educación Secundaria y con el apoyo de toda la comunidad educativa.
La iniciativa será desarrollada durante este tiempo por cuatro centros educativos europeos, que trabajarán sobre dos ejes centrales: la bicicleta y el agua. Así, junto al colegio palentino, también están inmersos centros de las ciudades de Aalsat (Bélgica), Kuopio (Finlandia) y Stancuta (Rumanía).
Con todos ellos se pretende «potenciar el uso de la bicicleta como medio de transporte sostenible, así como dar visibilidad a rutas que cruzan por los cuatro países», explica Irene Sánchez, coordinadora del proyecto junto a Gemma Flores. A ello se suma el potenciar el valor del agua en relación con el medio ambiente, la sostenibilidad y los recursos naturales, para lo que se pretende «poner en valor los canales que rodean a las cuatro ciudades que conforman el proyecto».
Para hacer realidad todo este entramado, el colegio Nuestra Señora de la Provincia, que es el centro coordinador del proyecto, ha acogido esta semana a alumnos y profesores de los centros europeos participantes. A través de actividades, charlas y visitas, los estudiantes han trabajado a través de una metodología corporativa para «hacer centros más sostenibles», señala Sánchez.
La semana comenzó con el recibimiento de los alumnos palentinos a los de Bélgica, Rumanía y Finlandia, que han tenido la oportunidad de conocer distintos espacios de la provincia y de la región en torno a los objetivos propuestos en el proyecto. Entre ellas, además de disfrutar de las vistas desde lo alto del Cristo del Otero, una bicicletada por el Canal de Castilla, una ruta ciclista por Barruelo y excursiones a distintos espacios de Segovia y Burgos.
«Es una manera muy enriquecedora de aprender fuera del aula, dado que los aprendizajes están muy relacionados con las emociones y la motivación», argumenta Irene Sánchez.
Todo ello al objeto de «abrir el centro a Europa y ofrecer algo atractivo e innovador a los alumnos, pues muchos de ellos es la primera vez que tienen contacto con el extranjero», añade. Por eso, el programa también sirve para motivar e incentivar a los escolares, pues el centro opta porque participen en las futuras salidas a estos países aquellos alumnos que trabajen en el aula de forma más motivada.
«Alumnos del centro tendrán la oportunidad de disfrutar de las movilidades que se realicen en estos países, aunque es digno de destacar que se trata de un proyecto de centro a todos los niveles y a lo largo de todas las etapas, ya que la implicación es enorme por parte de todos, incluidas las familias», explica la coordinadora.

ecoauditorías. Entre las actividades que forman parte de la programación del proyecto Erasmus+ Cycle se encuentra el desarrollo de ecoauditorías, en las que los alumnos analizan y exponen los que consideran problemas, que pueden ser específicos de cada centro o comunes con el resto. De esta manera, después se plantean soluciones y se buscan mejorar estos aspectos.
Para dar visibilidad a todo este trabajo se cuenta con una plataforma TwinSpace, en la que se cuelga información sobre el trabajo que se va desarrollando, con la intención de ofrecerlo a todos los participantes, que además realizan encuentros on line entre ellos.
Además de las movilidades que se realizan en los distintos países, al tratarse de una programación en la que se implica a toda la comunidad escolar, los alumnos de Nuestra Señora de la Providencia participarán en varios actos a lo largo del curso, siempre relacionados con los temas a tratar. Entre ellos, la celebración del día de los Humedales (2 de febrero) o del día de Europa (9 de mayo).
«Aunque inicialmente son 24 los alumnos implicados en las movilidades, el proyecto tiene muchas actividades de centro para que todo el colegio se involucre a lo largo del curso en aspectos tan importantes como la sostenibilidad o el valor del medio ambiente», destaca Sánchez.
Además, esta iniciativa lleva pareja la importancia de que los jóvenes de otros países convivan en familias de los países de acogida. «Es destacable el alto grado de implicación de las familias que acogen a los alumnos, pues en todo momento han mostrado disponibilidad para participar en lo que fuera necesario», destacan desde la coordinación del Erasmus+ Cycle. Es más, al tratarse del tercer proyecto europeo que se pone en marcha en el centro, «muchos de quienes han vivido esta experiencia con anterioridad han difundido la importancia de su desarrollo y han animado a otros