scorecardresearch

Fabio Jakobsen vuelve a triunfar en la octava etapa

Europa Press
-

El neerlandés gana al esprint en la carrera disputada entre Santa Pola y La Manga del Mar Menor, de 173,7 km, jornada de transición que mantuvo al esloveno Primoz Roglic con el maillot rojo de líder

Fabio Jakobsen vuelve a triunfar en la octava etapa - Foto: UNIPUBLIC/PHOTOGOMEZ SPORT

El ciclista neerlandés Fabio Jakobsen (Deceuninck-Quick Step) se ha adjudicado al sprint la octava etapa de la Vuelta Ciclista a España, disputada este sábado entre las localidades de Santa Pola y La Manga del Mar Menor, sobre 173,7 kilómetros de recorrido, con un cronómetro de 3:56:05, mientras que Primoz Roglic (Jumbo Visma) sigue siendo el líder de la clasificación general.

Jakobsen, que ya se apuntó la cuarta etapa de esta edición en Molina de Aragón, volvió a ser el más rápido en una jornada sin incidencias y que se resolvió al sprint tras el gran trabajo de sus compañeros de equipo. El segundo puesto fue para Alberto Dainese (Team DSM) y el tercero para Jasper Philipsen (Alpeccin-Fenix).

El neerlandés sufrió hace un año un grave accidente en el Tour de Polonia que le mantuvo un mes en la UCI. Su recuperación ha sido un auténtico milagro y este sábado volvió a confirmar que está más que listo para la batalla. Ya lo demostró hace cuatro días en tierras alcarreñas -dando gracias a médicos y cirujanos tras su éxito- y lo ha vuelto a hacer este sábado con autoridad y una excelente solidaridad de sus compañeros.

La etapa estuvo marcada por la escapada de tres españoles Ander Okamika (Burgos-BH), Aritz Bagües (Caja Rural-Seguros RGA) y Mikel Iturria (Euskaltel-Euskadi), quienes llegaron a conseguir hasta 3 minutos y 40 segundos de renta sobre el pelotón. Se marcharon en el arranque y creyeron en poder culminar, pero todo acabó a poco menos de 40 kilómetros para la meta.

La neutralización de la fuga dio alas a Astana, que se puso a tirar del pelotón en fila de uno y metió en la pelea a un Deceuninck-Quick Step que fue ganando posiciones según se llegaba a la línea de meta. Algún valiente probó fortuna, como el neerlandés Jetse Bol, pero todo quedó en manos de los sprinters en los 500 metros finales.

Fue entonces cuando Jakobsen sacó la garra, tomó la punta de la carrera y entró como autoridad en línea de meta aupado por sus compañeros. Con su triunfo culminó el segundo en esta edición de La Vuelta y el cuarto en su carrera en la ronda española tras los dos que consiguió en el año 2019.

La general no sufrió cambios, todos los ciclistas entraron con el mismo tiempo, y Roglic -que no sufrió pese al elevado ritmo de la prueba- guardó su maillot rojo. El esloveno seguirá líder con ocho segundos de renta sobre el austríaco Felix Grossschartner.

Este domingo se disputará la novena etapa de La Vuelta, una jornada de montaña con salida en Puerto Lumbreras y llegada en el Alto de Velefique sobre 188 kilómetros de recorrido. Un día propicio para cambios en la clasificación general sobre más de 4.500 metros de desnivel.