Dos orejas por coleta, la guinda a unas semifinales de altos

DP
-

Sergio Rodríguez desorejó a su primer novillo, mientras Grande y Jaramillo se llevaban un trofeo de cada uno de sus lotes. Mañana se sabrán los finalistas que actuarán en El Espinar

Dos orejas por coleta, la guinda a unas semifinales de altos

Medina del Campo y su plaza fueron testigos ayer de la última semifinal del IICircuito de Novilladas de Castilla y León organizado por la Fundación Toro de Lidia y la Junta de Castilla y León. La terna la formaron los salmantinos Antonio Grande y Pablo Jaramillo y el abulense Sergio Rodríguez, quienes ofrecieron un gran espectáculo a unos tendidos con aforo limitado y en el que se cumplieron los protocolos sanitario por el Covid-19. 

Al igual que sucediera el fin de semana pasado, en la semifinal desarrollada en la zamorana plaza de Toro, las reses de Francisco Galache, Raso de Portillo, Castillejo de Huebra, José Enrique Fraile de Valdefresno, El Pilar y José Cruz fueron las protagonistas de este nuevo duelo ganadero. 

Antonio Grande, que encabezó la clasificación de la primera ronda de semifinales con un total de 26,25 puntos tras una magnifíca actuación en la plaza de Guijuelo, en la que cortó un total de tres orejas en el duelo ganadero entre Hoyo de la Gitana y Domingo Hernández, fue el encargado de abrir cartel ayer en Medina del Campo. Y lo hizo ante un astado de José Enrique Fraile de Valdefresno. Un animal aquerenciado y de poca transmisión al que Antonio pudo sacar algunos muletazos y cortar una oreja. En su segundo, de Castillejo de Huebra, el salmantino echó mano de todo su oficio y para cuajar una faena de mucho calado que remataba con una gran estocada. Otra oreja y puerta grande para el charro.

Dos orejas por coleta, la guinda a unas semifinales de altosDos orejas por coleta, la guinda a unas semifinales de altosPablo Jaramillo cortaba una oreja al primero de su lote, un ejemplar del hierro de El Pilar, al que recibió a portagayola. Durante la lidia se mantuvo firme, lo que le permitió pasear una oreja. También lo estuvo frente al quinto, de Francisco Galache, un animal de gran presencia, ovacionado de salida, y al que igualmente el salmantino hizo las cosas bien hasta hacerse merecedor de otro tropeo, que le permitía salir a hombros del coso vallisoletano.

DOS OREJAS Y VUELTA. Sergio Rodríguez, quien pese a haber debutado con los del castoreño hace menos de un mes, para ser más exactos el 20 de junio en Lerma dentro de la fase clasificatoria de este ciclo, brilló a una grandísima altura como ya hiciera en la primera semifinal de Sahagún.

Consigió desorejar al primero que le tocó en suerte, un novillo de la ganadería de José Cruz que a la postre se llevó el premio al mejor animal del desafío. Su toreo de nuevo calaba en el tendido, cuajando una magnífica faena de principio a fin. El abulense, segundo en la clasificación general tras cortar dos orejas en Sahagún en el duelo ganadero entre Valdellán y Montalvo, también estuvo firme, en torero, con el de Raso de Portillo. Un astado más complicado pero al que Sergio supo y pudo templar la embestida. Vuelta al ruedo tras pinchar el trofeo.

Dos orejas por coleta, la guinda a unas semifinales de altosDos orejas por coleta, la guinda a unas semifinales de altosUna vez concluidas las seminifales, el II Circuito de Novilladas de Castilla y León se cerrará el próximo sábado, día 24, con la gran final que tendrá lugar en la plaza segoviana de El Espinar, en la que participarán los tres novilleros que mayor puntuación hayan sumado en ambas semifinales y que se dará a conocer mañana tras la reunión del jurado.