scorecardresearch

Mañueco garantiza que no habrá Plan Aliste en la Comunidad

SPC
-

El candidato popular afirma que blindará por ley la atención sanitaria a las personas que viven en el medio rural y que lo hará «a través del diálogo»

El presidente de la Junta y candidato del PP, Fernández Mañueco, junto a la consejera Isabel Blanco y dirigentes del tercer sector. - Foto: Ical

El presidente de la Junta de Castilla y León y candidato del Partido Popular a las elecciones autonómicas del próximo 13 de febrero, Alfonso Fernández Mañueco, garantizó ayer que «no habrá ningún Plan Aliste en ninguna zona básica de salud» si los ciudadanos le dan la confianza para continuar al frente del Ejecutivo autonómico. Precisamente la reforma de la sanidad rural fue uno de los puntos de choque entre PP y Ciudadanos cuando gobernaban en coalición en la Comunidad, llegando incluso los populares a votar a favor de una PNL del PSOE y dejando solos a los procuradores naranjas. Ahora, el candidato del PP a la presidencia de la Junta quiere marcar distancia con el polémico Plan Aliste y, como ya ha hecho en varias ocasiones durante esta precampaña, aseguró que «blindará por ley» los servicios sanitarios en los pueblos de la comunidad autónoma.

Unas declaraciones que hizo tras participar en una reunión con representantes del Tercer Sector de Zamora, provincia esta última donde se iba a poner en marcha el proyecto piloto de la reordenación sanitaria, y aprovechó esta visita para recordar que esta medida sanitaria «responde a lo que pedían los alcaldes» y aseguró que «habrá más recursos humanos, más recursos tecnológicos y un sistema de transporte urgente modernizado, que era lo que ellos querían».

Además, Mañueco significó que la ley pretenden impulsarla «desde el diálogo con los profesionales, a través de sus representantes sindicales y los colegios profesionales», además de con los alcaldes y presidentes de Diputación de la Comunidad, que aseguró «van a estar con esta posición», y, cuando llegue a las Cortes, «con las fuerzas políticas» del arco parlamentario que se definan tras las elecciones autonómicas del 13 de febrero.

Tras estas declaraciones, el candidato socialista, Luis Tudanca, recordó, en otro acto también en Zamora, que cuando se puso en marcha el Plan Aliste, «que quiere cerrar los consultorios médicos en el medio rural, lo presentan los responsables del Partido Popular y lo defiende de forma muy efusiva el señor Mañueco». «Era el Partido Popular el que quería cerrar nuestra sanidad», dijo. 

Igualmente crítico con este anuncio se mostró el candidato de Ciudadanos y exvicepresidente de la Junta, Francisco Igea. «¿De verdad Alfonso Fernández Mañueco se piensa que hay 2,4 millones de imbéciles en esta Comunidad?», se preguntó, y se refirió al Plan Aliste como «uno de los ejemplos de la peor política que ha hecho en Castilla y León año tras año y campaña tras campaña», ya que es «intolerable» que un presidente «diga que va a garantizar por ley lo que por ley ya está garantizado». «¿Dónde estaba usted hasta ahora, ha estado dos años y medio soñando en un delirio onírico con Isabel Díaz Ayuso sin estar en lo que ocurría en Castilla y León?», le cuestionó.

Por el contrario, la presidenta de la Federación Regional de Municipios y Provincias, la popular Ángeles Armisén, valoró que el candidato del PP haya anunciado que se abre un «nuevo diálogo» entre profesionales sanitarios y alcaldes, como representantes de los municipios, para garantizar la atención sanitaria y la «mejor prestación» de servicios en el medio rural. Unas declaraciones ante las que los alcaldes del PSOE en la FRMP acusaron a Armisén de hacer un uso «partidista y electoralista» de la institución. En este sentido, consideraron «intolerable» lo sucedido, al tiempo que expresaron su «total rechazo» a las declaraciones de la presidenta de la FRMP en la Comunidad.

Gobernar en solitario

Por otra parte, Fernández Mañueco se negó a posicionarse acerca de posibles pactos postelectorales con socios prioritarios como podrían ser Ciudadanos o Vox y reiteró que su aspiración es «gobernar en solitario» tras la cita electoral a través de «un respaldo mayoritario de las personas de esta tierra», que le otorguen en las urnas «una mayoría suficiente». «Es lo que ofrece la estabilidad necesaria para seguir transformando esta tierra y generando oportunidades de futuro, progreso, riqueza y modernidad», apuntó durante el acto celebrado enZamora.