El corazón del geoparque de Las Loras

Víctor Amor- Ical
-
El corazón del geoparque de Las Loras - Foto: Brágimo

La Cueva de los Franceses supone una unión entre geología e historia, en un paisaje que ha sido reconocido por la Unesco

Como si de un cofre se tratara, la Cueva de los Franceses encierra uno de los tesoros geológicos del geoparque de Las Loras, un espacio natural que aúna naturaleza e historia. Más de 250 millones de años de historia geológica componen este espacio que es considerado por los expertos como una maravilla geológica integrada perfectamente en un entorno en el que la geografía característica del geoparque de la Unesco también está muy presente, un lugar que se ha convertido en uno de los más visitados de Palencia.

Precisamente, la geología se ha convertido en uno de los valores al alza de la riqueza de Castilla y León, una bien preciado que en muchas ocasiones se encuentra bajo tierra como sucede precisamente con esta cueva, ubicada en la localidad palentina de Revilla de Pomar. Un espacio natural que cuenta la historia de los últimos 250 millones de años de la historia del planeta, un paseo que supone un paseo por la línea de tiempo y de evolución de la geología en el planeta tierra.

A 21 metros de profundidad las estalagtitas y estalacmitas, adentran al visitan en un viaje por uno de los corazones del geoparque de Las Loras. Todo ello, de la mano de los guías de la Diputación de Palencia, serán los cicerones de los visitantes a uno de los recursos naturales con mayor número de visitantes de la provincia palentina.

Junto a ese recorrido por la historia geológica del norte de Palencia el visitante también podrá viajar en el tiempo, en concreto, hasta la Guerra de Independencia española ya que, la cueva jugó un papel de relevancia en las batallas libras en el norte de la comunidad.

Cruce entre historia y Geología

Historia y Geología se una en este especio natural ejerció de lugar de sepultura para muchos de los combatientes en la guerra de Independencia que, en 1808, enfrentó al ejército de Napoleón con un destacamento cántabro. A esta etapa reciente se le suma el trasiego de los siglos que se puede apreciar con la vista al entorno donde se ubica la Cueva, en pleno Parque Geológico de Las Loras con un importante valor geológico y natural y con un peculiar paisaje caracterizado por el terreno calizo y las horadadas formadas por el agua con el paso de millones de años hasta conformar cuevas como esta que formaron parte del fondo marino.

Destaca también el interés histórico del menhir de Cantohito o de los pueblos y la flora que se puede ver desde el mirador de Valcabado, situado a escaso metros de la cueva y en el que se puede tener una visión panorámica de la comarca hasta su linde con Cantabria y con la provincia de Burgos.

En el corazón del geoparque

En este espacio natural, en pleno corazón del geoparque, están puestas de manifiesto las características más significativas de esta comarca reconocida por la Unesco y que ocupa el norte de las provincias de Burgos y Palencia. Espacios con páramos calizos separados por espectaculares cañones fluviales dominan un paisaje de contrastes que a nadie deja indiferente.

Sin duda, unas fortalezas naturales que son las loras, han servido como refugio y protección para muchos pueblos y culturas. Cuevas, cortados e innumerables cascadas albergan grandes tesoros en forma de templos románicos y rupestres.