El problema no es Cataluña «sino los independentistas»

ALBERTO ABASCAL
-

El titular de Educación, Cultura y Deporte mantiene que el terrorismo yihadista sólo tendrá respuesta «con un Gobierno experimentado y con credibilidad»

Méndez de Vigo (c) junto el presidente de ‘Promecal’, Antonio Miguel Méndez Pozo, acompañados de autoridades y el director de ‘DP’ y ‘La 8’, Carlos Martín Santoyo. - Foto: Oscar Navarro

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, no perdió la oportunidad de referirse también a otro de los retos de futuro  a los que se enfrenta España y que no es otro que el reto secesionista catalán, aunque en el Casino de Palencia quiso dejar muy claro que Cataluña como territorio «no es el problema , sino  los  independentistas y sus líderes que han obligado a los catalanes a decidir creando una importante brecha social».
Al respecto,  quiso ensalzar «la actitud de fuerza, serenidad y proporcionalidad que está manteniendo el Gobierno central», aunque en este aspecto subrayó  «el consenso del resto de las fuerzas políticas que garantizará la unidad de España».
El ministro afirmó que los catalanes saben del «cariño y la alta valoración que los españoles tienen de ellos» e hizo un llamamiento a la tranquilidad porque, garantizó, «no va a haber peligro para la unidad de España».
«Los secesionistas han intentado provocar una fractura social en Cataluña, diezmando la identidad propia catalana, sin olvidar que han querido pasar por encima de los tratados internacionales y el propio Estatut, pero la resolución del Tribunal Constitucional ha despejado cualquier atisbo de posibilidad de ruptura», concretó.
Y es que el miércoles el Pleno del Tribunal Constitucional estimó la impugnación presentada el pasado 11 de noviembre por el Gobierno contra la resolución independentista aprobada en el Parlamento de Cataluña, a instancias de Junts pel Sí y la CUP, para dar inicio a la ruptura con España.
Además del reto secesionista, Méndez de Vigo aludió a otros dos retos de futuro que deberán afrontarse en la próxima legislatura. Así, habló del terrorismo yihadista y valoró que solo un gobierno experimentado y con credibilidad será capaz de darle respuesta. «Es un tema muy difícil. Por un lado, nos centramos en los ataques pero no nos damos cuenta de que se trata de hacer tambalear el modelo europeo del Estado de Bienestar».

PRINCIPIOS EUROPEOS. Así las cosas, puso de manifiesto la complejidad de abordar este terrorismo y consideró que se trata no solo de los ataques a las personas, sino también de defender los «valiosos principios europeos que se constituyen en dos ideas primitivas de libertad y seguridad».  
El ministro y también cabeza de lista del Partido Popular al Congreso por Palencia hizo una firme defensa del presidente del Gobierno y candidato a la reelección, Mariano Rajoy, poniendo como principal valor «su credibilidad ganada tanto en Europa como en España gracias a las políticas desarrolladas en los últimos cuatro años» y lo contrapuso a los aspirantes de otros partidos a los que no se les conoce más responsabilidad y experiencia que la que ahora ejercen».
Además, dijo que Rajoy es una persona de fiar y lo describió como «normal, modesto y natural» y «no como estos candidatos de treinta y tantos que se pasean con soberbia».
La «credibilidad» de Mariano Rajoy, apuntó, es la que ha llevado a que la Unión Europea haya devuelto la confianza en España y tenga en cuenta sus propuestas y proyectos. En este sentido, mencionó que el Plan de Garantía Juvenil aprobado por la Unión Europea y dotado de 6.000 millones de euros en unos momentos de dificultades económicas fue una iniciativa defendida por España que contó finalmente con el respaldo de los estados miembros que consideraron la creación de puestos de trabajo entre los jóvenes como una prioridad. Finalizó su intervención con una cita: «Sólo hay dos clases se personas, los que quieren ser y los que quieren hacer cosas y entre estas últimas está Mariano Rajoy».