A penaltis

Alberto Moreno
-
A penaltis - Foto: Eva Garrido

Segundo partido del ciclo en el pabellón Luis Payo de Santibáñez de la Peña. Choque muy igualado y emocionante que pudo ganar cualquiera, pero que acabó venciendo el Atlético Aguilar al Guardense

Con el duelo de rivalidad norteña Atlético Aguilar A-Guardense se puso el punto y final no sólo al ciclo de encuentros en el pabellón Luis Payo de Santibáñez, sino a los encuentros a cubierto de fútbol-6. Desde ahora, llega un ciclo de nuevos encuentros en la provincia (Venta de Baños, Grijota, Paredes de Nava) para luego estrenar el nuevo césped artificial de El Otero y dar paso a las semifinales y finales en La Balastera.
Aguilarenses y guardenses jugaron un encuentro digno de un escenario abarrotado de público que disfrutó con los niños. Fue un partido de tremenda igualdad de principio a fin. Los rojiblancos se adelantaron en el marcador por medio de Víctor, pero el Guardense nunca se rindió, todo lo contrario. Con el talentoso Raúl buscó una y otra vez la portería rival, encontrándose con las acertadas intervenciones de los guardametas galleteros y la extraordinaria actuación defensiva de Íñigo. Su duelo con Raúl en muchos lances del partido fue impresionante. 
No hubo más variación en el marcador electrónico que el anotado por el propio Raúl en el último cuarto. Se llegaba de esta forma a la prórroga, bajo el sistema de gol de oro, donde no hubo variación. No había otro remedio que recurrir a la lotería de la tanda de penaltis, donde de nuevo primó la igualdad, con un fallo por cada equipo y unos porteros muy tensos, hasta el punto de tener que repetir lanzamientos al moverse antes de tiempo de su posición. Finalmente, tras catorce penaltis lanzados, fue el Atlético Aguilar A el que se llevó el triunfo, que pudo caer de cualquier lado. Al final, sonrisas para unos; lágrimas para otros.

A penaltis Eva Garrido
A penaltis - Foto: Eva Garrido
A penaltis Eva Garrido
A penaltis - Foto: Eva Garrido
A penaltis Eva Garrido
A penaltis - Foto: Eva Garrido
A penaltis Eva Garrido
A penaltis - Foto: Eva Garrido