CSIF pide a Sanidad que "no sea un laboratorio de ensayos"

SPC
-

El sindicato denuncia la "escasa" información sobre el plan de Aliste (Zamora) y cree que los pacientes estarán "peor atendidos"

CSIF pide a Sanidad que "no sea un laboratorio de ensayos"

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) reclama al Gobierno de Castilla y León y a los partidos políticos que la sanidad no se convierta en “un improvisado laboratorio de ensayos” y que se pongan a trabajar para acordar un pacto, según un comunicado del sindicato.

Así lo pide el presidente del sector autonómico de Sanidad de CSIF en Castilla y León, Juán Carlos Gutiérrez-Rodilla, ante el debate que se ha generado sobre la sanidad, tras darse a conocer las intenciones de la Consejería de Sanidad, de cambiar el modelo de organización sanitario actual, con un proyecto piloto en Aliste (Zamora). 

Gutiérrez-Rodilla espera “impaciente” la nueva propuesta de la Junta de reorganización del modelo sanitario, pero advierte de que cualquier modificación del modelo debe tratarse antes con los representantes sindicales de los trabajadores en la Mesa Sectorial de Sanidad, como lo establece la ley.

Asimismo, CSIF denuncia la "escasa" información que existe sobre el plan piloto que la Junta ha anunciado para la comarca de Aliste (Zamora); y advierte que va a estar “muy vigilante” para garantizar la calidad asistencial a los vecinos de esos pueblos -en una zona rural muy dispersa fronteriza con Portugal-, para evitar la pérdida de profesionales sanitarios, y para asegurar que no se deterioren sus condiciones laborales.

CSIF exige a la Junta que informe a los representantes sindicales de “todos los detalles de la nueva planificación sanitaria en la comarca de Aliste, donde la Junta quiere poner en marcha -de manera experimental- la idea del consultorio rural agrupado, y que se negocie previamente con los sindicatos. Hasta ahora solo ha habido una reunión informativa de Gerencia con los profesionales sanitarios, “pero hay muchas dudas y confusión”. 

Asimismo, el sindicato sostuvo que parece que se pretende reducir de 12 a seis las demarcaciones sanitarias de la comarca de Aliste (donde estará el servicio de atención continuado -urgencias-), creando seis consultores rurales agrupados, con dos médicos y dos enfermeras cada uno, que atenderán a los vecinos de las pequeñas poblaciones de cada demarcación mediante un servicio médico a la demanda, apoyado con la atención del personal de enfermería en los consultorios de proximidad (actuales consultorios locales), que avisarán de las necesidades de desplazamiento del médico a los pequeños pueblos.

Así lo resume CSIF, que demanda información. “Quedan aún demasiadas incógnitas sobre el reparto y organización del trabajo de médicos y enfermeras en la atención a los pueblos, los posibles desplazamientos, tanto de los profesionales como de los usuarios del servicio, los horarios de asistencia de los consultorios agrupados, el papel que tendrán los consultorios locales”, añadió.

Además, apuntó que una nueva reorganización no puede ser una "excusa" para reducir el número de profesionales sanitarios en la zona de Aliste, y que lo primero que hay que hacer es cubrir todas las plazas previstas en el plan piloto, que prevé 12 médicos de equipo y cuatro de área, cuando actualmente están trabajando nueve y dos, respectivamente.

Gutiérrez-Rodilla afirmó que, de entrada, “CSIF no ha sido consultado, en ningún momento, sobre el nuevo modelo sanitario que podría implantar Sacyl. Según lo que se ha dado a conocer, a través de los medios de comunicación, y por las filtraciones producidas, los profesionales pueden estar más desprotegidos y los pacientes peor atendidos”. 

El sindicato defendió que los profesionales de Sacyl, más concretamente el personal sanitario que trabaja en los centros rurales, “garantizan ahora una atención sanitaria de calidad para a los vecinos de los pueblos. "Los equipos de las zonas básicas de salud trabajan, en los centros de salud y consultorios locales, de forma coordinada, realizando cada uno las funciones o técnicas que le son propias, y para las que cada profesional está formado”, señaló, asimismo, María José San Román, profesional sanitaria y presidenta provincial de CSIF Valladolid.

“No se puede pretender cargar con toda la responsabilidad de la atención a la enfermera. La enfermera no puede sustituir al médico, de la misma manera que el médico no puede sustituir a la enfermera, son un equipo que no puede trabajar individualmente”, añadió. Consideró que los pacientes crónicos y pluripatológicos, como ocurre con la población más envejecida del medio rural, requieren del seguimiento “tanto del médico como de la enfermera”.

Asimismo, CSIF entiende que no es de recibo pretender que la población rural se desplace para ser atendida por un médico, “cuando, generalmente, no disponen de vehículo para hacerlo o su edad avanzada o su estado de salud les impiden el desplazamiento”.

San Román teme que Sacyl “abuse” de las enfermeras que hay en el sistema sanitario, para seguir haciendo contratos precarios; y responder al problema de la falta de médicos con su “eliminación o reducción” en las zonas de salud. Hasta finales de 2020, unos 250 médicos de la Comunidad cumplirán 65 años y podrían jubilarse: 58 en la provincia de Valladolid (34 en el Área Este y 24 en el Oeste), 32 en Zamora, 31 en Segovia, 27 en Palencia, 25 en Salamanca, 22 en Soria, 19 en Ávila, 16 en El Bierzo, cuatro en León y 15 en Burgos. 


Las más vistas