Un tesoro muy ligado al carbón

Marta Redondo Moreno
-

Durante toda la semana se han celebrado en Barruelo diversas actividades ligadas al 'Estratotipo barrueliense' • Con ello se quiere potenciar su rico patrimonio geológico

Un grupo de jóvenes ha estado participando en un curso sobre el estratotipo en Barruelo. - Foto: Fernando Cuevas

Seguro que si a la mayoría de personas les preguntan qué es un estratrotipo, no sabrían responder, si ya tiene la coletilla de barrueliense, quizás se puedan imaginar que está relacionado con Barruelo de Santullán. Además, de su rico patrimonio industrial, basado en el carbón, también tiene otro no tan conocido pero de gran importancia como es el geológico.
En 1951 el paleobotánico Roberto Wagner describió los pisos Cantabriense y Barrueliense del Carbonífero Pensilvánico, fijando el estratotipo límite en la base del Miembro Carboneros entre Peñacorba y El Calero. Encontramos en el área de Barruelo gran diversidad de tramos geológicos, pertenecientes al Paleozoico (Devónico y Carbonífero) y al Mesozoico (Triásico y Jurásico).
Desde entonces, se ha intentado poner en valor y estudiar más a fondo lo que ocurría en la zona hace más de 300 millones de años. Para ello se han llevado a cabo en Barruelo de Santullán varias acciones formativas como la que se ha desarrollado esta semana y en la que han participado una quincena de estudiantes de las universidades de Vigo, Zaragoza e incluso Méjico.
Bajo el título I  Taller de Recuperación y Estudio del Estratotipo Barrueliense en Barruelo de Santullán, se ha desarrollado  la acción formativa organizada por la Asociación para la Recuperación de Patrimonio Industrial  (ARPI)  y en la que han colaborado los ayuntamientos de Barruelo y Brañosera, además de la Diputación de Palencia y la Universidad de Vigo, entre otros.
Un campo de trabajo en el que  se han intercalado acciones formativas relacionadas con el campo de la Paleontología y del conocimiento de la Geología regional,  y con el patrimonio minero que tanto potencial tiene en la zona.
«Hemos conseguido quince cajas de material, ahora habrá que catalogarlo», explicaba uno de los geólogos que ha participado en la actividad, José Bienvenido Diez. De igual modo indicaba que «tenemos que poner en valor el trabajo que ha realizado el profesor Wagner, hay que darle la relevancia que tiene y divulgar los puntos de interés geológico que hay en la Montaña Palentina».
Precisamente con el fin de divulgar y acercar un poco más a la población de Barruelo ese patrimonio geológico, muchas veces oculto entre las capas de la tierra, también se ha organizado durante la semana unas conferencias en las que se explicó qué era un estatrotipo, más concretamente las características del  barrueliense, también se habló del Paleobosque de Verdeña, de Palinología y carbón y de la colonia minera de Vallejo. Unas charlas en las que han participado Roberto Wagner, José Bienvenido Diez, Luis José Sardina, Fernando Cuevas y Uxue Villanueva, charlas que se han impartido en la Casa del Pueblo y en el Hogar del Jubilado. Además, el viernes se celebró una Jornada de Puertas Abiertas con la que se quería acercar a la población a los yacimientos para que pudiesen ver el trabajo que se realizaba.
más de cuarenta especies. Fósiles que también se han podido ver en una exposición coordinada por el barruelano Luis José Sardina, perteneciente a la Sociedad Geológica Española de Paleontología y miembro del Grupo Paleobotánica Ibérica. Una muestra que se exhibe en el Museo de la Minería de Barruelo y en la que se pueden ver más de cuarenta especies de las noventa que se han descubierto en la localidad.
Dividas por familias, hay fósiles de gymnospermophyta -una especie de helechos con semilla-, lycophita -troncos, raíces, etc.-, equisetales -similares a las colas de caballo actuales-, y filicophyta. También se pueden ver fósiles de fauna marina como conchas, animales similares a un ciempiés pero que podían medir hasta dos metros, además de insectos o crustáceos.