Otra derrota con malas sensaciones

Área 11
-

74
Melilla Baloncesto
66
Chocolates Trapa Palencia
Finalizado
El Chocolates Trapa no pudo con el Melilla, que encaró el último periodo con 12 puntos de ventaja y nunca vio peligrar su triunfo. Los de Carles Marco, de nuevo erráticos, firmaron su peor anotación lejos de casa

Otra derrota con malas sensaciones - Foto: Nuria Rioja

Este año tampoco. El Chocolates Trapa Palencia continúa con su gafe en el pabellón Javier Imbroda que dura desde el 2013. Volvió a perder y esta vez jugando a ratos en un partido que fue de más a menos. El Melilla Baloncesto, que sumó su sexto triunfo consecutivo, sufriendo pero decidiendo en los instantes finales.
El equipo palentino tuvo un buen arranque de partido con un 0-4 de salida. Los visitantes supieron mantener su buena línea de juego con una gran defensa y acierto en ataque. Un triple del letón Kaspars Vecvagars puso el 2-9 en el luminoso del Javier Imbroda. Los norteafricanos despertaron en la recta final y un parcial de 5-0 ajustaron el marcador (7-9) con un local Caleb Agada que empezó a hacer daño en el aro palentino (anotó todos los puntos de su equipo).
A dos minutos para la conclusión del primer cuarto llegó la remontada local (11-9). El enfrentamiento se había igualado. Los de Carles Marco estaban atravesando su peor momento ya que habían perdido frescura en ataque y en defensa carecían de intensidad. Sin embargo, un triple del danés Kevin Larsen les dio oxigeno (13-15).
El segundo cuarto empezó con un triple del base morado Dani Rodríguez (13-18), aunque rápidamente, el Melilla revirtió la situación adversa con un parcial de 6-0 (19-18) con dos triples consecutivos. Pero las alternativas en el marcador continuaron siendo las protagonistas (19-22).
El Chocolates Trapa había mejorado sus prestaciones, aunque no fue del todo suficiente porque el Melilla no daba el brazo a torcer (23-26). Un triple de Matulionis igualó el marcador (30-30) cuando restaban 3’26’’ para el descanso. El Palencia volvía a flojear en defensa. Carles Marco pidió un tiempo muerto par enderezar el rumbo. Dos tiros libres anotados por el local Hartwich selló el 31-33 al final de los primeros veinte minutos.

 

* Más información en la edición en papel y en la app de Diario Palentino