Los ciberataques a la provincia suben casi un 40%

Carlos H. Sanz
-
Los ciberataques a la provincia suben casi un 40%

El Instituto de Ciberseguridad de España detectó un total de 50.005 brechas de seguridad a lo largo del año pasado. La capital concentró el 90% de estos equipos comprometidos

Cada vez son más los ciudadanos y, sobre todo, las empresas concienciadas con la ciberseguridad, pero, desgraciadamente, también es cada vez mayor la actividad de los ciberdelincuentes. Así lo demuestran los datos del Instituto de Ciberseguridad de España (Incibe) sobre las brechas de seguridad detectadas en la provincia a lo largo del año pasado, un total de 50.005, 137 de media cada día. 
Dicho de otra forma, la red de vigilancia y alerta del Incibe detectó a lo largo de 2018 en Palencia casi seis problemas de seguridad cada hora. Un dato que se refiere cualquier equipo, sistema, servicio, red, o activo tecnológico en general, afectado por un problema de seguridad, según explican desde el instituto.
Estos datos reflejan que los equipos informáticos víctimas de un problema de seguridad han crecido casi un 40% con respecto al año anterior, cuando la provincia contabilizó 103 brechas de seguridad al día, 37.595 en total. Con todo, las cifras han mejorado respecto a 2016, cuando el Incibe detectó 54.750 ataques informáticos (150 diarios) a empresas y ciudadanos, el año con incidentes más graves desde que el Incibe facilita estas estadísticas.
Casi el 90% de esos recursos comprometidos estaban en la capital -89,91% para ser exactos-, según los datos del instituto. El otro 10% se reparte entre los municipios de Villamuriel, Venta de Baños, Ribas de Campos, Carrión de los Condes, Aguilar, Dueñas, Grijota, Fuentes de Nava y Guardo, por orden de mayor a menor.
Esos 50.005 ciberataques suponen solo el 6,12% de los que el Incibe registró en Castilla y León. Palencia es la quinta provincia con más recursos comprometidos detectados en 2018, por detrás de Valladolid, León, Burgos y Salamanca, que prácticamente suman tres de cada cuatro problemas de seguridad detectados en la comunidad.
La media de recursos comprometidos cada día en Castilla y León a lo largo del pasado ejercicio ascendió a 2.565, es decir, casi 107 ciberataques a la hora, y cerca del millón en el cómputo global, 936.225 para ser exactos. Una cifra enorme pero que no sitúa a los ciudadanos y empresas de Castilla y León como objetivo prioritario de los ciberdelincuentes.
Un dato que lo corrobora es que, comparada con el resto de comunidades autónomas, Castilla y León es la séptima en la que más recursos comprometidos se detectan de forma diaria, solo el 4,06% de todo el país. Son Madrid, Cataluña, Andalucía y Comunidad Valenciana donde se concentra la mayoría de los ataques de los ciberdelincuentes, según la estadística del Incibe.
No todos esos ciberataques tuvieron consecuencias fatales y desencadenaron incidentes que obligaron a intervenir al Centro de Respuesta a Incidentes de Seguridad del Incibe. La mayoría, simplemente, son ordenadores infectados que caen en redes a la espera de que los ciberdelincuentes le den un uso fraudulento. Y aunque a lo largo de 2018 pudieron existir incidentes de seguridad en los que ordenadores enchufados en Palencia jugaron un papel importante, es muy complicado especificar su papel, ya que uno o varios recursos comprometidos pueden afectar a varias provincias, no solo a una, de ahí que el Incibe solo tenga estadísticas de incidentes a nivel nacional.
El Centro de Respuesta a Incidentes de Seguridad del Incibe entiende como incidente de seguridad cualquier suceso que afecte a la confidencialidad, integridad o disponibilidad de un activo de información. Por ejemplo, el uso, divulgación, modificación o destrucción no autorizada de información. Estos datos son referentes a incidentes de seguridad a nivel nacional, y hay que tener encuenta que cada uno puede tener relacionada diversa información (eventos, recursos afectados, etc.) que se gestiona como un único incidente.
Las brechas de seguridad más habituales en los ordenadores palentinos tienen nombres en inglés, y de entre todas ellas destaca Conflicker, un gusano informático que apareció en octubre de 2008, que ataca el sistema operativo de Microsoft Windows y que tiene la culpa de más de uno de cada cuatro recursos comprometidos detectados en la provincia.
No obstante, los sistemas de vigilancia y alarma del Incibe identifican sobre todo ordenadores zombies o bots, que pertenecen a redes de equipos controladas por ciberdelincuentes.
En la página web de la Oficina de Seguridad del Internauta de Incibe -www.osi.es- hay información sobre herramientas para atajar estos problemas, así como consejos para los usuarios. De hecho, el instituto ofrece allí el denominado Servicio AntiBotnet, un lugar ideal para intentar resolver la mayoría de los recursos comprometidos de ciberseguridad que se están detectando actualmente en la provincia y que están relacionados con dispositivos zombies o bots. Ser precavido y salvaguardar la información en la red de redes son los dos primeros mandamientos para no ser protagonista de esta estadística.