La Iglesia pierde 35.000 contribuyentes del IRPF

David Alonso
-
Lugar de la Declaración de la Renta donde se elige donde destinar un 0,7 por ciento - Foto: Pablo Lorente

El clero se deja un millón de euros y toca suelo en asignaciones del IRPF desde 2010, por el contrario, los fines sociales elevan en tres millones su recaudación

Un millón de euros menos y un descenso de casi 35.000 contribuyentes. Este es el resumen del retroceso experimentado por la Iglesia católica en Castilla y León en la asignación de la Agencia Tributaria  durante los últimos siete años. Según los datos que maneja el Gobierno de España, en la Comunidad durante 2017 más de 530.000 personas -el 43% de los 1,2 millones de contribuyentes- marcaron la casilla en favor de la Iglesia en su declaración de la Renta, lo que supuso unos ingresos para la institución eclesiástica de 13,3 millones de euros. Por el contrario, en 2010, el número de contribuyentes que apoyaron en su declaración al clero fue de 565.000 y más de 14,2 millones de euros. Al realizar la declaración, se pueden optar por destinar un 0,7 por ciento de la cuota íntegra a colaborar con fines sociales o con el sostenimiento económico de la Iglesia católica, o marcar ambas casillas, destinando un 0,7% a cada una, lo que, en cualquier caso, no  modifica el resultado final de la misma, ni hay que pagar más, ni la Agencia Tributaria te devuelve menos.
Según los datos consultados por este periódico, los ‘fieles’ a la Iglesia, aquellos que solo marcan la ‘X’ en la casilla eclesiástica, pero que no lo hacen en la de fines solidarios, han descendido en más de 150.000 durante los últimos siete años. Una situación que ha llevado a la Iglesia a tocar suelo en número de contribuyentes, no así de fondos recibidos, en consonancia con la evolución a nivel nacional, donde en 2016 recibió más fondos que nunca del IRPF pero perdió 300.000 contribuyentes.
Una realidad totalmente distinta a la registrada por la conocida como ‘X solidaria’, la otra casilla que se puede marcan en la declaración de la Renta, que en el mismo periodo han ganado 100.000 declarantes e incrementado su asignación en casi tres millones hasta los 16,2 millones de euros. En total, durante 2017 más de 700.000 personas (57% del total) marcaron esta casilla -365.100 como única opción-, frente a los poco más de 590.000 de 2010. Una evolución que evidencia la creciente preocupación de los declarantes castellanos y leoneses por las actividades sociales a las que se destinaban estos fondos.
Por otra parte, aquellos que deciden no marcar ninguna de las casillas también han registrado un aumento, pasando de 307.000 a 335.000 en siete años, un 10% más.
¿Qué se hace con los fondos?

Sobre el destino final de estos fondos, desde la Conferencia Episcopal aseguran que el dinero se dedica a «sostener los fines propios de la Iglesia Católica».Esto es, el mantenimiento del culto y del clero, ejercicio del apostolado y caridad. Además, destacan que más del 80% de los recursos que llegan por la asignación tributaria se envían directamente a las diócesis españolas para su sostenimiento. En el caso de la ‘X solidaria’, hasta 2017 los fondos destinados a actividades de interés social se repartían entre tres ministerios: Asuntos Exteriores, Sanidad,  y Medio Ambiente. Un modelo que fue renovado para desembocar en un sistema mixto donde el 20% de la asignación a estas actividades sociales es gestionado por el Estado y el 80% restante por las Comunidades Autónomas. Con el nuevo modelo, las comunidades tienen competencias para conceder subvenciones a entidades del Tercer Sector de Acción Social.