Un plan busca aumentar un 40% la facturación de cooperativas

SPC
-
Un plan busca aumentar un 40% la facturación de cooperativas - Foto: Miriam Chacon

Milagros Marcos reclama durante la presentación del proyecto la implicación de todo el sector para mejorar la competitividad y llegar a los 3.600 millones de volumen de negocio antes del año 2023

Un plan estratégico autonómico impulsará el dinamismo de las cooperativas agrarias de Castilla y León con el objetivo de que en 2023 su volumen de negocio haya mejorado un 40 por ciento y la facturación supere los 3.600 millones de euros. La consejera de Agricultura y Ganadería de la Junta, Milagros Marcos, presentó ayer el proyecto, que, explicó, nace «por y para» las cooperativas y que busca mejorar la competitividad del sector. En la actualidad, las cooperativas agrarias generan un volumen de facturación de 2.566 millones de euros y 3.500 puestos de trabajo, a través del millar de ellas registradas. La consejera, que recalcó que el plan es fruto de un trabajo de ocho meses en estrecha colaboración de la Unión Regional de Cooperativas Agrarias (Urcacyl), también exigió la implicación de todo el tejido cooperativista para alcanzar los objetivos del plan y garantizar el futuro de sector y, por ende, el del medio rural. 
Ante la presencia de decenas de cooperativistas que abarrotaban el salón de actos de la Consejería de Agricultura, Marcos aseguró que la Junta siempre estará al lado del sector, pero aseveró que el futuro «está en las manos de las propias cooperativas y de sus socios». El plan, dotado con un presupuesto de 8,1 millones de euros y desarrollado en 26 medidas, buscan también que al menos la mitad de las cooperativas hayan implementado un modelo de incentivos por actividad cooperativizada y primas de fidelidad, implantado medidas efectivas para la captación de nuevos socios jóvenes. Además también plantea incrementar en un 150 por ciento el número de fusiones, duplicar las cooperativas adheridas a la figura de la Entidad Asociativa Prioritaria y las participantes en proyectos de I+D+i.
Asimismo, contempla que 130 cooperativas cuenten con planes estratégicos propios que definan sus vías de crecimiento, comercialización e internacionalidad, su modelo de negocio para generar valor agregado y su modelo organizativo, y también pone el acento en la formación
Formación especializada.

En este sentido, la consejera explicó que el objetivo de los próximos cuatro años es lograr que cien directivos tengan formación especializada en gestión de cooperativas y que 3.000 alumnos de Formación Profesional Agraria tengan formación complementaria en cooperativismo, informa Ical.
Además, Marcos lamentó el poco peso que el tejido cooperativo tiene en Castilla y León en comparación con los principales competidores europeos, e indicó que mientras en la Comunidad las cooperativas comercializan el 30% de las producción agraria y ganadera total, en Francia existe una cooperativa que defiende los intereses de más del 99% de los productores de leche. No obstante, la consejera argumentó que esta debilidad debe servir para acabar con la atomización que sufre ahora el sector y que provoca un «bajo poder de negociación». Además, también desgranó que el plan contempla medidas concretas para incrementar la innovación y revalorizar los productos, visibilizar el sector cooperativo para que redunde en más comercialización y mejorar la profesionalización.
Jóvenes y mujeres.

De igual forma,Marcos insistió en la necesidad de un cambio cultural, «algo que sin duda es difícil y requiere un esfuerzo por parte de todos», y explicó que el plan establece que las cooperativas cuenten con jóvenes y mujeres en sus planes de futuro para garantizar el relevo generacional, que enfoquen sus actividades hacia la sostenibilidad, que apuesten de manera permanente por incorporar la tecnología y que se constituyan en agentes primordiales de la dinamización rural. 
Para potenciar la innovación, el plan contempla impulsar la participación de las cooperativas en proyectos de I+D+i promovidos por la Consejería; implantar un programa formativo continuado en innovación, dirigido a técnicos y personal directivo de las cooperativas; y un plan estratégico personalizado para las cooperativas, dirigido a aquellas que no tienen reconocimiento como Entidades Asociativas Prioritarias.