La vida en el Alto Pisuerga

A. Benito
-

La Asociación Cultural Arqueología del Norte, la Universidad de Córdoba y la Sociedad Espeleológica Geos estudian el papel que las cuevas y terrazas fluviales jugaron en la subsistencia de los grupos humanos que habitaron el norte hace miles de años

Trabajo del equipo en el sondeo realizado en la cueva denominada Mudá 1. - Foto: Proyecto Alto Pisuega 2019

La Montaña Palentina está plagada de rincones llenos de historia. Parte de ese patrimonio ha quedado plasmado en edificios y obras de arte, pero también existe otro tipo de legado que, aunque es más difícil de identificar, constituye uno de los grandes valores del territorio que se extiende al norte de la provincia.


A veces hay que mirar al suelo y otras adentrarse en las entrañas de la tierra en busca de señales capaces de arrojar información sobre cómo fue la vida hace miles de años. Y eso es precisamente lo que ha estado haciendo este verano el equipo liderado por Ángeles Valle, José A. Caro y Genaro Álvarez, directores de un proyecto geoarqueológico cuyas protagonistas han sido algunas de las cavidades y terrazas fluviales ubicadas en los municipios de Cervera, Dehesa de Montejo, Mudá y Salinas.


"Se trata de la continuidad de una investigación interdisciplinar dirigida a conocer el desarrollo de la ocupación humana prehistórica en el Alto Pisuerga", apuntan los responsables de las prospecciones y sondeos arqueológicos, que consideran que las características propias de las cuevas y abrigos que se localizan en su ámbito geográfico más próximo jugaron un papel fundamental en la subsistencia de los grupos humanos. 


Exploración e investigación en una de las cuevas prospectadas.Exploración e investigación en una de las cuevas prospectadas. - Foto: Proyecto Alto Pisuega 2019"Este hecho les confiere una alta significación para la historia de Palencia y de Castilla y León", continúan los investigadores, a la vez que destacan que, desde el punto de vista cultural, las excavaciones comprenden "una amplia secuencia del Paleolítico (Inferior, Medio y Superior) y otras cronologías prehistóricas más recientes", además de añadir una visión "más amplia", a nivel comarcal o regional, a través de  una comparativa con los yacimientos contemporáneos que pudieron realizar una actividad complementaria. 
Esta complementariedad puede venir dada como suministradores de materias primas para la elaboración de utensilios de piedra, como proveedores de recursos naturales para la alimentación o el vestido, como zonas de extensión de los dominios o como vías de comunicación hacia otros lugares y de interrelación entre los grupos de homínidos que habitaban el valle del Alto Pisuerga y su entorno montañoso.


En este sentido, la investigación se organiza con planteamientos científicos geoarqueológicos y de conservación. De hecho, los trabajos pretenden mejorar la calidad ambiental de las cavidades, al documentar deterioros y actos de vandalismo, tanto hacia los restos prehistóricos como hacia los elementos naturales, por lo que la labor del grupo de investigadores va más allá de la investigación y repercute positivamente en los espacios.


Muestreo e investigación en terrazas del río Pisuerga.Muestreo e investigación en terrazas del río Pisuerga. - Foto: Proyecto Alto Pisuerga 2019"Se han documentado unas 30 cavidades y abrigos y más de 50 estaciones con restos de industria lítica tallada en terrazas y zonas algo más elevadas cercanas al cauce del Alto Pisuerga", continúan los directores del proyecto, que han contado con la ayuda de una decena de colaboradores para llevar a cabo los trabajos de campo. 


EVIDENCIAS. Con respecto a los resultados, han aparecido restos líticos del Paleolítico Inferior y Medio, así como de fauna cuaternaria; se han hallado nuevos sitios arqueológicos, estaciones y cortes estratigráficos de interés geoarqueológico; se han llevado a cabo muestreos sedimentológicos; se han localizado puntos de interés paleontológico en la roca de algunas cavidades y se han constatado agresiones graves al patrimonio histórico y natural en algunos de los emplazamientos.


Además, en alguna cueva se han explorado nuevos recorridos que permiten desarrollos superiores a los 250 metros por espacios parcialmente inundados en época de estiaje e inundados en tiempos de lluvias y deshielo. Recorridos que, tal y como indican los expertos, "nos informan de eventos climáticos y nos dejan ver un importante registro paleontológico del Cretácico Superior". 


Piezas líticas talladas por el hombre y halladas en el sondeo de la cueva Mudá 1.Piezas líticas talladas por el hombre y halladas en el sondeo de la cueva Mudá 1. - Foto: Proyecto Alto Pisuega 2019Cabe mencionar, por último, que el proyecto ejcutado por la Asociación Cultural Arqueología del Norte, la Universidad de Córdoba y la Sociedad Espeleológica Geos cuenta con el permiso y una ayuda económica de la Dirección General de Patrimonio de la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León.