Roban por tercera vez en el área de servicio de Torquemada

Carlos H. Sanz
-

El gerente de grupo Suco, Raúl Primo, lamenta la «impunidad» de una banda que ha sustraído 17.000 euros y causado numerosos daños

Roban por tercera vez en el área de servicio de Torquemada

A eso de las 2,30 horas de la madrugada de ayer, cuatro personas irrumpieron por la fuerza en la estación de servicio de Cepsa ubicada en el kilómetro 64 de la A-62, en el término municipal de Torquemada, para reventar la caja fuerte y la máquina registradora y llevarse poco menos de 2.000 euros. 
Es la tercera vez en los últimos seis meses que esta banda actúa en este área de servicio propiedad de grupo Suco, la segunda que denuncia ante las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado su gerente, Raúl Primo, que ayer lamentaba «la total impunidad» con la que actúan estos cacos. En la anterior ocasión se llevaron 15.000 euros -en la primera no obtuvieron botín alguno-, sin contar con los numerosos daños que han causado, «de 10.000 a 12.000 euros», según Primo. 
Ni la alarma conectada con la Guardia Civil ni el hecho de que uno de los empleados de la estación de servicio viva con su familia en la vivenda  ubicada sobre las instalaciones suponen problema alguno para unos cacos que ni se cortan en conversar en su lengua natal, el rumano, mientras irrumpen a la fuerza en este negocio palentino.
«Saben que gozan de total impunidad», insiste Primo, que sospechaba que iba a recibir la visita de los ladrones. «Las otras veces siempre actuaron en fechas determinadas, después de días señalados en los que hay una gran afluencia de clientes y en los que es más complicado que podamos desplazarnos hasta el banco para ingresar el dinero», comenta el gerente del grupo Suco.
«Sospechaba que podían visitarnos de nuevo, así que no había mucho dinero. Además, en esta ocasión no han tenido suerte porque se les ha roto la máquina que utilizan para abrir la caja fuerte y lo han tenido que dejar a medias», añade.
Para llevar a cabo su fechoría, estos ladrones utilizan una pinza hidráulica igual que la que usan los bomberos en las tareas de excarcelación de heridos en accidentes de tráfico. «Primero abren un hueco con mazas y puntas y luego introducen la pinza para reventar la caja. En esta ocasión, parece que se les ha roto una mangera del sistema hidráulico y no han podido continuar», detalla Raúl Primo.
A pesar de que la denuncia está ya presentada, Primo lamenta que poco más se pueda hacer para parar a estos individuos. «Lo único que está en mi mano es tener un buen seguro», sostiene.
«Aunque me preocupan los daños, por lo menos no hay heridos. Tenemos dicho a nuestros empleados que si se encuentran en una situación así, no se enfrenten jamás a los ladrones. Lo importante son las personas», añade el máximo responsable de esta estación de servicio ubicada en Torquemada.