La recaudación de los tributos ambientales cae 12,6 millones

SPC
-

El impuesto de afección ambiental recaudó 64,1 millones, de los 74 previstos; y el de eliminación de residuos, 8,2 de once presupuestados

Central nuclear de Santa María de Garoña en Burgos. - Foto: Ical

La recaudación de los dos tributos propios creados por la Junta de Castilla y León para gravar las afectaciones ambientales estuvo marcada el año pasado por la parálisis de las centrales térmicas y el retraso en la aprobación del impuesto sobre la central nuclear de Garoña.

Los fondos que recaudó el Ejecutivo autonómico por el Impuesto sobre la afección ambiental causada por determinados aprovechamientos del agua embalsada, los parques eólicos, las centrales nucleares y las instalaciones de transporte de energía eléctrica de alta tensión; y por el gravamen sobre la eliminación de residuos en vertedero ascendieron a 72,4 millones de euros, lo que supone 12,6 millones por debajo de lo presupuestado en las cuentas de la Junta de 2018.

Un informe del Ministerio de Hacienda sobre impuestos propios de las comunidades autónomas, revela que la Junta recaudó el año pasado, a través del impuesto sobre afección medioambiental, 64,1 millones de euros, cuando en las grades cifras de la Comunidad para el ejercicio previó más de 74, es decir, consiguió 9,9 millones menos de lo previsto.

Fuentes del departamento que dirige Pilar del Olmo, explicaron a Ical, que cuando se hizo la estimación de ingresos se incluyó una recaudación anual de diez millones por el desmantelamiento de Garoña, pero sólo se pudo gravar un mes y medio, al posponerse la aprobación de la ley por las Cortes hasta noviembre.

En este sentido, cabe recordar que la normativa que emanó del Parlamento autonómico en el tramo final de 2018, elevó las cuantías previstas inicialmente hasta los 15 millones anuales de recaudación. Un tributo sobre el almacenamiento temporal de residuos que recurrió Nuclenor, propietaria de la central nuclear de Santa María de Garoña, por una duplicidad con otro gravamen nacional, que ha obligado a abrir un proceso de negociación con el Gobierno, para resolver las discrepancias manifestadas en relación al impuesto.

Asimismo, el documento del Ministerio de Hacienda, indica que la Junta recaudó el año pasado por el impuesto sobre eliminación de residuos, un montante de 8,2 millones de euros, cuando en los presupuestos de la Comunidad para el ejercicio, se calculó unos ingresos de once millones. Es decir, se produjo una desviación de alrededor de 2,8 millones de euros.

En este sentido, desde la Consejería de Economía y Hacienda de la Junta, destacaron a Ical, que las centrales térmicas “no quemaron nada” durante el ejercicio, y por eso se produjo una reducción de los residuos a gravar por este impuesto.

Novedades tributarias

Los documentos de análisis tributario del Ministerio de Hacienda también exponen las novedades tributarias para 2019, en las diferentes autonomías. En este sentido, el informe destaca la creación dentro del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) de una nueva deducción para el fomento de la movilidad sostenible; así como nuevos tipos reducidos en Actos Jurídicos Documentados, aplicables a documentos notariales que formalicen la constitución de préstamos o créditos hipotecarios destinados a la adquisición de vivienda habitual.

En el caso del IRPF, se crea una nueva deducción del 15 por ciento de las cantidades destinadas a la adquisición de un vehículo turismo nuevo que tenga la consideración de vehículo eléctrico puro, vehículo eléctrico con autonomía extendida o vehículo híbrido enchufable con autonomía en modo eléctrico de más de 40 kilómetros.

El importe máximo de la deducción será de 4.000 euros y el vehículo no podrá estar afecto a actividades profesionales o empresariales, cualquiera que sea el titular de estas actividades. Además, la deducción solamente será de aplicación en el periodo impositivo en el cual se matricule el vehículo; y éste deberá mantenerse en el patrimonio del contribuyente al menos durante cuatro años desde su adquisición.

En cuanto a los tipos reducidos dentro del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, con efectos desde 21 de febrero de 2019, se suprime el tipo reducido del 0,5 por ciento aplicable cuando el adquirente sea titular de una familia numerosa, el adquirente o cualquiera de los miembros de su unidad familiar tenga la consideración de discapacitado en grado igual o superior al 65 por ciento o todos los adquirentes tengan menos de 36 años o cuando se trate de viviendas protegidas.

Además, se suprime también el tipo reducido del 0,01 por ciento aplicable cuando todos los adquirentes tengan menos de 36 años y la vivienda esté situada en una población de la Comunidad de Castilla y León que en el momento de la adquisición no exceda de 10.000 habitantes, con carácter general, o de 3.000 habitantes, si dista menos de 30 kilómetros de la capital de la provincia, y tenga un valor menor de 135.000 euros.