Ahora, Carlón al cubo

Alejandro García
-

A las dos promesas del golf nacional, María y Cristina, se suma Ana, campeona benjamín regional

Ahora, Carlón al cubo - Foto: Á“scar Navarro

Si destacar en un deporte es un asunto complejo, que dos hermanas de una misma familia sean «dos de las mayores promesas del golf nacional», como han demostrado a lo largo de los últimos años, es un hecho innato, genético o milagroso que lleva un apellido detrás, Carlón.
Isabel y María, con 15 y 10 años de edad, destacan en las pruebas nacionales, ganan campeonatos de categorías superiores y deslumbran, con la calidad de sus golpes a cualquier amante del golf que les vea jugar.
Un hecho ya extraordinario en el que Ana, con tan solo ocho años de edad pone la guinda del pastel. La pequeña de las Carlón se ha proclamado por segundo año consecutivo campeona de Castilla y León en la categoría benjamín.
palmarés. Les encanta este deporte, lo viven y disfrutan, pero tienen muy claras sus prioridades. «Lo primero son los estudios, el golf es nuestro sueño», señalan. Un anhelo que, día a día, hacen más tangible gracias a la apasionada pero cauta batuta de su padre, César Carlón. También cuentan con la ayuda de  Tomás Aguado, su entrenador, con el que practican cada martes en la localidad de Lerma con esta misma filosofía. «Son niñas, tienen que disfrutar del deporte, de cada etapa y de las experiencias que les aporta ».
Cristina es, con tan solo 15 años, campeona de España y de Castilla y León absoluta de pitch&putt, categoría en la que más destacan sus cualidades en el juego corto. 
María, de 10 años, es una jugadora «muy completa, que destaca sobre todo por su pegada a la bola», señala su padre, árbitro de golf, que contagió esta pasión a toda su familia. La mediana de las hermanas es campeona alevín de Castilla y León y subcampeona de España alevín de pitch&putt.
La calidad de ambas niñas es tal que Cristina se encuentra en el hándicap 1, mientras que María forma parte del octavo. Para ser conscientes de lo que esto significa es necesario aclarar que el hándicap 0 marca el inicio de la profesionalidad en el golf.
La familia Carlón se desplaza  casi todos los fines a los de semana, entre febrero y noviembre, a los torneos, circuitos y pruebas en las que las niñas participan, y es que, para los Carlón, el golf es un asunto de familia.
calma en el proceso. Aunque César, padre de las niñas, es consciente del potencial que atesoran, no impone presiones sobre ellas. «El camino es muy bonito, no vamos a poner ninguna meta, seguiremos trabajando y el tiempo dirá», señala, consciente de la dificultad de llegar hasta la profesionalidad.
María y Cristina secundan esta misma idea y, aunque su sueño es «llegar lo más lejos posible» dentro del mundo del golf, son realistas. «Este deporte es muy impredecible, triunfar depende en gran medida de la cabeza».
logros. La más mayor de las hermanas, Cristina, ha sido la primera clasificada en el ranking absoluto de la federación de Castilla y León. Ha disputado un encuentro en el que se enfrentaban jóvenes promesas nacionales y austriacas bajo la organización de Miguel Ángel Jiménez. Una familia de deportistas a la que seguir con lupa, no solo por sus seguros éxitos futuros sino por su filosofía deportiva y humana.