Defensa de la música

DP
-
Defensa de la música

Hoy se celebra el concierto presentación del colectivo que nace con el objetivo de fomentar la cultura, conseguir espacios públicos para actuar y ensayar y lograr tener más presencia en actos y festejos

El Teatro Principal  acoge hoy (a las 20 horas, con apertura de puertas a las 19,30 y entrada libre hasta completar el aforo), el concierto presentación de la Asociación Palencia Defiende la Música, PDM, en el que se darán cita los grupos locales Mad Maxters & Ikuori, Brainiac, Voodoo Rats, Somalife -ayer estaba en el aire-, Decoding Parallax -debuta en la ciudad y en febrero será telonero de Hamlet- y Dabutti.
En la víspera del concierto, el presidente de Palencia Defiende la Música, Rafael Sancristóbal, explicó que la asociación nace con tres fines concretos: fomentar la cultura palentina a través de la música, conseguir espacios públicos adecuados para actuar en directo, así como locales de ensayo y lograr una mayor presencia de la música creada por palentinos en actos y festejos de la capital y provincia.
La asociación surge porque sus promotores creen en la música como «vehículo y motor» de la vida; porque piensan que a través de la música, de su música, pueden aportar su saber hacer para mejorar el desarrollo social y el pulso vital de la ciudad y la provincia. Rafael Sancristóbal aseguró no entender que el panorama musical se vea «postergado» al extrarradio de la capital, «a pesar de la riqueza de nuestra cantera, porque es increíble la cantidad y calidad de grupos de todos los tipos y edades que se dan en la ciudad».  En esta, según los promotores de la asociación, «no hay espacio para que el movimiento y las inquietudes juveniles a través de la música se den. Al contrario, hemos sufrido acoso y derribo hasta conseguir que sea totalmente underground». 
Y es que, según el presidente de Palencia Defiende la Música, los grupos y artistas palentinos apenas aparecen en los eventos musicales que se organizan y pagan con dinero público, y cuando se hace es de «manera testimonial» y «demasiadas veces mal pagados». «Hemos pasado de actuar hasta cinco días en la semana grande de ferias a programarse uno y gracias mientras observamos cómo se destinan ingentes cantidades de recursos en otros artistas que a veces son un estrepitoso fracaso», subrayó Sancristóbal, que planteó que en conciertos como el del Raphael hubiera un telonero local.
Rafael Sancristóbal lleva más de dos décadas en este mundillo y la situación «lejos de mejorar, ha empeorado». Apenas existen espacios acondicionados que puedan ofrecer música en directo con las suficientes garantías de sonido y aforo y «los pocos espacios públicos que hay se encuentran demasiado encorsetados en los trámites burocráticos y delimitados por normas de uso. Cuando llega el buen tiempo, siguen olvidando existimos y que podemos ocupar plazas y auditorios al aire libre». Tampoco se dispone de locales de ensayo que «cumplan las más mínimas normas de seguridad e higiene».
El presidente de Palencia Defiende la Música se refirió asimismo a que a la hora de designar proyectos o fines a los edificios públicos, como el Lecrác, «nunca se ha contemplado habilitar estos como locales de ensayo o salas de concierto, dando por hecho que la práctica musical no es cultura como lo pueda ser un museo».
Los promotores de la asociación creen que los grupos musicales pueden ser «sello de calidad» de Palencia  y que la cultura «no se debe medir única y exclusivamente con parámetros de rentabilidad a corto plazo».