El 74% de los padres está preocupado por el uso del móvil

Saray Hernández
-

Entre sus mayores inquietudes cuando sus hijos utilizan el móvil, están el acceso a contenidos no adecuados (59%) y el miedo a que los jóvenes puedan sufrir ciberacoso a través de las redes sociales (48%)

El 74% de los padres está preocupado por el uso del móvil - Foto: Reyes MartÁ­nez

Los niños tienen acceso a la tecnología a edades cada vez más tempranas. Por este motivo, son muchos los padres que sienten la necesidad de supervisar el entorno digital en el que se mueven sus hijos. De este modo, entre las conclusiones obtenidas a partir del último informe de Ipsos, se  extrae que el 74 por ciento de los padres está preocupado por la seguridad de sus hijos cuando utilizan el teléfono móvil.
La empresa de tecnología  Samsung presentó recientemente este estudio sobre Seguridad y Privacidad en torno a la telefonía móvil, realizado a nivel nacional con una muestra de más de 500 propietarios de toda España. De este ensayo se desprende que los padres tienen mayores preocupaciones en lo referido al acceso de sus hijos a contenidos no adecuados (59 por ciento) y a que los niños puedan sufrir ciberacoso o ser víctimas de relaciones insanas (48 por ciento). 
Héctor Alonso del Bosque, auditor de Seguridad en el CDO  Telefónica, imparte charlas en los colegios de la capital a través de una asociación juvenil llamada Palencia Kernel Panic, tratando estos temas y proporcionando alternativas de ocio relacionadas con las nuevas tecnologías a jóvenes. Este experto explica cómo debe de hacerse un correcto uso del móvil y las razones por las cuales los jóvenes están «tan enganchados» a estos dispositivos.
Alonso del Bosque justifica el que los jóvenes recurran al uso de estos dispositivos «buscando una sensación de bienestar provocada muchas veces por la costumbre de exponer a los niños desde muy pequeños a las pantallas para entretenerlos o calmarlos». También plantea la «falta de sensibilización y una falsa sensación de seguridad al estar detrás de un teclado y la búsqueda continua de ser aceptados y valorados socialmente». Esto provoca «la necesidad» de estar todo el rato conectados a Internet, asegura.
Haciendo referencia a los contenidos nocivos, el auditor de seguridad apunta que «se asocia a contenidos de índole sexual o violento», pero que hay otros asuntos peligrosos, «como pueden ser los retos virales, donde se induce a comportamientos que pueden poner en riesgo la vida de los niños, igual que  en el caso de la Ballena Azul», indica. Este juego se viralizó rápidamente por Internet y estaba dirigido a adolescentes. El reto establecía 50 tareas para realizar en 50 días y la última de ellas consistia en quitarse la vida.
Detectar que un niño está siendo acosado puede ser una tarea complicada si no se trabaja la confianza previamente. Héctor Alonso señala que «podemos fijarnos en cambios en su comportamiento como que le veamos a la defensiva o más irritado de lo normal». Cuando ocurre este problema, también se presenta un cambio en los hábitos de uso de los dispositivos electrónicos, «si de repente los rechaza, o si por ejemplo se encierra con ellos tratando de estar fuera de la supervisión de un adulto, puede ser un indicio de que algo está ocurriendo», explica el experto.
Modo niños. Funciones como el Kids Mode (modo niños) y otras plataformas son herramientas que se ponen a disposición de los padres para tratar de ayudar a los menores en el aprendizaje del uso de los teléfonos móviles. Estas plataformas digitales usan sistemas automáticos para clasificar contenidos. «A pesar de tener supervisión humana, la cantidad de información que se genera y se sube a Internet hace imposible que estas herramientas puedan controlar la web al completo», expresa Alonso del Bosque. 
Por ello, recomienda que solo deben servir de apoyo para un acceso progresivo de los niños a la tecnología, «pero siempre con la supervisión adulta que pueda ayudar a los niños en caso de encontrar algún contenido poco adecuado», añade el auditor de Seguridad.
«La educación y la vigilancia por parte de un adulto», señala el experto, resultan indispensables para la seguridad de los más pequeños en Internet, al que tienen cada vez mayores posibilidades de acceso debido al uso masivo de dispositivos electrónicos como los móviles y las tablets.

 

Consejos para la protección de los niños en Internet

Entre las recomendaciones que se pueden hacer a los padres para que sus hijos estén protegidos en Internet, el experto en seguridad de CDO Telefónica, Héctor Alonso, destaca la importancia del control de los tiempos de acceso a la web. «De forma que se limite a los niños las horas de uso de dispositivos electrónicos», afirma el experto. 
También aconseja que «no se use un dispositivo electrónico como premio, sino que se vea como una herramienta para determinadas tareas, de manera que no lo hagamos más atractivo». Y, por supuesto, añade como fundamental «la supervisión de los contenidos a los que acceden nuestros hijos». Para eso propone ayudarse de los controles parentales que se pueden aplicar a la mayoría de dispositivos electrónicos.
Por último, recomienda que en el caso de dificultades, busquen el asesoramiento de un experto. «Acudir a talleres que les enseñen esas técnicas de una manera sencilla puede prevenir problemas como el ciberacoso», concluye.