El homenaje de los compañeros

ALBERTO ABASCAL
-

Los abogados Carmen Hermoso y Mario Iglesias reciben el calor del Colegio de Abogados por su labor en el Turno de Oficio

El homenaje de los compañeros - Foto: Á“scar Navarro

No hay mejor homenaje que el que te dan los compañeros de profesión. Ese fue el sentir que se quiso transmitir ayer desde el Colegio de Abogados durante la celebración del Día de la Justicia Gratuita, en el que resultaron reconocidos los letrados Carmen Hermoso y Mario Iglesias por parte de la Agrupación de Abogados Jóvenes que preside Ignacio Javier Santos.
Los dos letrados recibieron un diploma y un merecido reconocimiento por su labor como miembros del Turno de Oficio por parte de sus compañeros. «Para nosotros es un acto muy bonito e ilusionante porque nos lo conceden nuestros propios compañeros y no hay mejor homenaje que ese», comentó al respecto Carmen Hermoso.
Hermoso entiende que el Turno de Oficio es un servicio «que no debe envidiar al contratado de forma privada». «La calidad que se ofrece, y más en Palencia, es muy notable porque tratamos a un solicitante de la misma manera que a un cliente privado; es decir, con el mismo tacto y cariño», añadió.
Por su parte, Mario Iglesias reconoció que el homenaje que ayer le brindaron «es del todo satisfactorio» para él porque viene de sus compañeros y reconoció que el Turno de Oficio, en el que también está integrado el servicio de violencia de género, «es un servicio en el que participa un buen número de compañeros colegiados». «Además, tengo que decir que los profesionales que ejercen el Turno de Oficio son veteranos en estas lides, por lo que la calidad del servicio está garantizada, aunque en ocasiones no esté lo bien retribuido que se merece. Desde luego, no es una plataforma de aprendizaje», apuntó. No hay que olvidar que en la provincia hay registrados 126 abogados ejercientes en el Turno de Oficio (64 están adscritos al turno de violencia de género y que también pueden actuar en ese turno).
La asistencia jurídica gratuita es un servicio prestado por la Administración a las personas, físicas o jurídicas, que cumplan con los requisitos establecidos por la Ley de asistencia jurídica gratuita. El objeto es satisfacer el derecho fundamental a la tutela judicial efectiva, permitiéndole al beneficiario enfrentarse al proceso con las garantías de igualdad de partes e independencia, sin que ello se pueda ver afectado por la situación económica.