scorecardresearch

Buen sabor de boca pese a la derrota

Emilio Magdaleno
-

El Colina Clinic mostró su mejor cara en la segunda parte con un Graciarena muy certero en el puntapié

Buen sabor de boca pese a la derrota - Foto: Óscar Navarro

La Balastera vivió una mañana vibrante de rugby en el estreno del Colina Clinic como local en la categoría de plata. 

El encuentro arrancó igualado y aunque los morados llegaron sin puntuar al descanso, permitieron soñar a los aficionados con una buena segunda parte.

AFICIÓN. Desde el club habían puesto el acento en lograr más apoyo en esta nueva aventura, y sin duda pueden sentirse orgullosos del recibimiento que tuvieron, con más de dos centenares de hinchas en las gradas que no pararon de animar durante el transcurso del encuentro.

Buen sabor de boca pese a la derrotaBuen sabor de boca pese a la derrota - Foto: Óscar NavarroIGUALDAD. El choque empezó contundente, con ambos equipos midiendo sus fuerzas y con numerosas melés. Una buena carrera de Inyesto acercó a los palentinos al primer ensayo, pero finalmente se quedó en nada. 

En el ecuador de la primera parte, Camiñas, segundo centro de los vascos, recibió la expulsión temporal por parte del colegiado, por faltas reiteradas de su equipo.

Al poco tiempo, Lolo, que había sido uno de los más destacados de los morados hasta ese momento, dejaba a su equipo en igualdad numérica después de que el árbitro considerase que un placaje suyo había sido desproporcionado. Fue entonces cuando el Uribealdea rompió la igualdad.

En el minuto 26, el ala izquierdo de los vizcaínos, Ouraho, recepcionó sin apenas oposición y pudo firmar el primer ensayo, que no consiguió transformar Ramiro García.

El apertura vasco consiguió resarcirse después anotando dos golpes de castigo consecutivos y mostrando su buena técnica con el pie.

Así, el Colina Clinic fue al descanso perdiendo 0-11 aunque mostrando buenas sensaciones, que le bastó para recibir un sonoro aplauso de ánimo de parte del público presente.

La pausa y este empuje sentaron bien a los palentinos, que salieron con otra cara en la segunda mitad, rejuvenecidos en ataque.

anhelo. Los locales consiguieron un ensayo a los pocos minutos de empezar la segunda parte, obra de Simón. El argentino Graciarena no falló la transformación y el 7-11 que reflejaba el marcador daba otro aliento a los morados, mientras la grada estaba en su punto álgido.

Sin embargo, el cuadro visitante no se vino abajo y siguió aprovechando las malas recepciones de los palentinos para sumar otro ensayo en un ataque coordinado, similar al del primer tiempo. Ramiro García volvió a fallar la conversión, malogrando así un distanciamiento mayor de su equipoo en el marcador.

Otro ensayo más del Uribealdea tras la expulsión temporal de Medina parecía disipar las posibilidades palentinas. Los morados no se hundieron y consiguieron acercarse en el marcador gracias a un golpeo de castigo de Graciarena (impecable en los puntapiés).

Un nuevo ensayo obra de Calvo y posterior conversión del apertura argentino permitieron soñar al Colina Clinic, que se vio con 17-24 en el marcador y  estuvo cerca de otro ensayo que les hubiese acercado al empate.

Segunda derrota de los morados, pero con unas sensaciones muy diferentes.

ARCHIVADO EN: Rugby, Árbitros