Cimientos hosteleros

J. Benito Iglesias
-

Bares, cafeterías, restaurantes y locales de ocio nocturno eligen los 199 pilares que sustentan la zona porticada de la calle Mayor para enviar mensajes sobre la situación crítica del sector entre los aplausos de los paseantes

Cimientos hosteleros - Foto: Óscar Navarro

La principal arteria de la capital, la calle Mayor, cuenta con 199 pilares que sustentan su zona porticada. Ayer fueron ocupados simbólica y pacíficamente por propietarios de bares, cafeterías, restaurantes y locales de ocio nocturno. Así, la movilización realizada por la tarde quiso escenificar que la hostelería cimenta, sostiene y alimenta al tejido socioeconómico, además de pedir la reapertura inmediata de sus negocios y recordar que de ellos dependen varios sectores productivos.
Apostados en las columnas de la calle Mayor más larga de Europa, los hosteleros dejaron testimonio de su malestar ante miles de palentinos de ida y vuelta, que les aplaudieron en numerosas ocasiones. Lo hicieron en las 13 primeras columnas desde el paseo del Salón con el mensaje SOS hostelería y dejaron las 16 últimas en la confluencia de la calle Barrio y Mier para lanzar el siguiente mensaje: Por favor ayúdanos. 
En los 170 pilares restantes, una vela iluminaba desde el suelo el mismo número de frases elegidas. Entre otras, se pudieron ver las siguientes: Los políticos cobran sin trabajar y los autónomos pagamos sin trabajar; Nos estáis enterrando vivos, no nos echéis más tierra; Menos bares = más botellones; Abren ministerios, cierran bares; Todas las actividades son esenciales desde el momento en que hay familias que comen de ellas; Ocho meses limitados y cerrados sin ayudas; Nos piden paciencia porque dinero ya no nos queda; Queremos ayudas reales y directas y no más créditos para pagar los créditos. 
«Tenemos muchas cosas que decir y salir a la calle de una forma original y pacífica nos ayuda a ello, mostrando además el abandono que estamos sufriendo desde las instituciones. Esta protesta, que trata de contener otras movilizaciones subidas de nivel, coincide y simboliza las dos primeras semanas cerrados, y ahora vienen otros 14 días igual con la gente cada vez más crispada y al límite», señaló José Ramón Prieto, propietario del local Jet Set y uno de los impulsores de la movilización.
Guillermo Flores, que regenta cuatro locales -uno de ellos de ocio nocturno- dejó patente la necesidad de visibilizar la difícil situación del sector. «La idea es mostrar en la vía pública, de una forma sencilla y aleatoria, la petición reivindicativa elegida por cada hostelero. No hacemos nada malo y solo utilizamos la libertad de expresión», expuso.
Asimismo, la Asociación de Empresarios de Hostelería (AEHP), muy presente ayer en la movilización, mostró su «más rotundo rechazo y enfado» con las decisiones tomadas por la Junta. «No entienden ni son capaces de asumir el perjuicio provocado», explicó su vicepresidente, Félix San José. En esta línea, el colectivo se preguntó cómo es posible que el sector tenga que enterarse a través de los medios de comunicación de las medidas del Gobierno regional en lugar de comunicarlas a través de la Confederación Regional de Asociaciones de Hostelería. 
A su vez, desde la AEHP se incidió en la necesidad y carencia de ayudas directas del Gobierno regional. «No entendemos cómo se les llena la boca con las ayudas, cuando  solo han lanzado nuevos créditos ICO o Iberaval que hay que devolver con mucho esfuerzo. Se nos señala como culpables de la propagación de la pandemia y es falso. Con la hostelería y ciudades y pueblos cerrados, confinados, los contagios se siguen extendiendo», concluyó.