Esperanza y reivindicación

DP
-

Fedispa salió a la calle y dio lectura a un manifiesto en el que se hizo un llamamiento a la unión de las entidades y a dar valor a la federación para que «sea el árbol frondoso desde donde salga fuerte y clara nuestra voz»

Esperanza y reivindicación - Foto: Á“scar Navarro

El 3 de diciembre se conmemora el Día Internacional de las Personas con Discapacidad, celebración que ayer no fue ajena a Palencia; y es que a mediodía en la bocaplaza, de la mano de Fedispa, federación  que agrupa a casi una veintena de entidades que trabajan ese ámbito,  se leyó el manifiesto rememorativo al que puso voz su presidenta, Inmaculada Gutiérrez. «Es un día reivindicativo, pero también para que, juntando nuestras fuerzas, podamos ver el futuro con ilusión y esperanza». 
Fedispa aglutina a «la mayor parte» de las asociaciones de la discapacidad, a las que se animó a que «sigan» con su labor social. «No somos empresas, ni grupos económicos, ni partidos políticos. Somos las entidades que cuidan, enseñan  y quieren hacer felices a las personas con discapacidad. En esto empieza todo y no daremos tregua a quien no nos tenga en cuenta», afirmó Gutiérrez.
Como recogía el manifiesto, la mayor parte de las asociaciones para personas con discapacidad está  fundada y formada por familias que «buscan la protección y la mejor calidad de vida para sus hijos, hermanos, progenitores y todos aquellos a los que están unidos por lazos familiares o de amistad». La declaración también se dirigió a los políticos, «los que distribuís el fondo común económico que aportamos todos los ciudadanos», a los que se advirtió que lucharán y llegarán a donde sea preciso «para sobrevivir, para seguir dando asistencia a los que nos debemos». Fedispa expresó su confianza en que las instituciones públicas mantengan su «apoyo a la causa». « Las asociaciones que representamos necesitamos que la sociedad siga siendo lugar de encuentro entre todos sus miembros, sean cuales sean sus peculiaridades. Por tanto, es imprescindible el apoyo económico público y también el privado».
«Día Internacional de la Discapacidad; día donde celebrar nuestra capacidad», concluyó Inmaculada Gutiérrez, quien dio lectura al manifiesto en el que se señaló que «la discapacidad no es un estigma, ni un estado para la compasión. Un niño o niña, un hombre, una mujer que por avatar de combinación genética, enfermedad o accidente sobrevenido tiene alguna dificultad motora o compresiva sigue siendo un ciudadano más, con su vida cotidiana, su expectativa de futuro y con la ilusión de un regalo, un viaje, hallar el amor y la felicidad».
En el manifiesto se señaló asimismo que aquellos que tienen alguna limitación física o mental y no están en asociaciones que les apoyen «sufren de soledad», especialmente las mujeres; «por eso hay que conseguir que se integren en las mismas, pues la soledad no deseada es más dura en una persona discapacitada. La inclusión y la asociación son los remedios a desarrollar para conseguirlo»
La mayor parte de la sociedad apoya a las personas con discapacidad y en Palencia  es «superlativa la solidaridad».  Por ello,  «los poderes públicos están obligados  a proteger los intereses vitales de aquellos ciudadanos que precisan una atención específica en sanidad y formación».
El manifiesto hizo referencia a que las asociaciones que constituyen el cuerpo de acción que protege, cuida y da valor a las personas con discapacidad deben estar unidas, avanzar en bloque con fortaleza. «Así nadie nos podrá poner trabas. Tenemos una federación, démosle valor, que sea árbol frondoso, cobijo desde donde fuerte y clara salga nuestra voz».
Asimismo se hizo hincapié en que se intensifique la investigación sobre las patologías y causas genéticas que dan lugar a la discapacidad.



Las más vistas