La telemedicina que viene

Agencias
-

En siete semanas de confinamiento, esta forma de atención a los pacientes ha avanzado más que en los últimos 15 años

La telemedicina que viene

No hay mal que por bien n venga y una de las cosas positivas que ha traído consigo la pandemia de coronavirus es el avance en la telemecina hasta el punto de que se ha acanzado más en este campo en dos meses que en los últimos 15 años.
Así lo ha pone de manifiesto el responsable del plan andaluz de telemedicina y jefe de dermatología del Hospital Universitario Virgen Macarena de Sevilla, David Moreno, quien ha destaca que tras 15 años intentando «convencer» a los profesionales sanitarios de la bondad de la telemedicina, durante la pandemia de coronavirus ha cambiado la tendencia y ahora son ellos los que piden sus herramientas tecnológicas para aplicarlas.
«La principal barrera de la telemedicina era profesional», lo que la COVID-19 ha permitido superar porque, ante la imposibilidad de los pacientes de acudir al hospital salvo en casos muy graves, su uso se ha disparado por parte del personal médico, subray Moreno, quien asegura que estos cambios se mantendrán cuando se supere la pandemia.
El jefe médico lidera un plan andaluz cuya previsión era que antes de final de año la telemedicina se implantara en hospitales de las ocho provincias para 20 especialidades, un calendario que está «muy acelerado» por la pandemia.
Para extender el uso de la telemedicina, el Servicio Andaluz de Salud empezó con una experiencia innovadora en el Macarena con la denominada sala digital, una especie de «hospitalito» con 16 puestos de trabajo equipados con hardware de última generación y en el que los profesionales sanitarios de 20 especialidades atienden consultas remitidas por médicos de familia, pediatras y enfermeras de 11 centros de atención primaria.
La experiencia ha permitido atender, desde diciembre pasado, a 4.113 consultas que han tenido una respuesta sanitaria en menos de 48 horas, un ahorro de tiempo como «mínimo de tres semanas» para el ciudadano, calcula Moreno, quien destacó que se han evitado tanto desplazamientos como pruebas diagnósticas «innecesarias».
Los porcentajes de resolución de consultas en Atención Primaria son de casi el 79 por ciento, y los pacientes que son citados en consulta hospitalaria para continuar estudio, pruebas o tratamientos que no se pueden hacer en los centros de salud son solo el 25,7 por ciento, destaca Moreno hablando de un modelo que se revela como el futuro de la Sanidad tras estos convulsos tiempos  de cambio.
Con la pandemia «nos hemos dado cuenta de que, probablemente, hacíamos venir a mucha gente al hospital sin que fuera necesario», explica el responsable del plan andaluz de telemedicina, una práctica que también ayudaría a evitar las visitas a urgencias de pacientes que no reciben atención inmediata.
El jefe médico destaca las experiencias en neurología, con unos «resultados excelentes a pesar de ser una especialidad con una complejidad importante en cuanto exploración», y en nefrología, que ha permitido remitir a pacientes directamente de sus casas a diálisis sin necesidad de pasar por consultas ni urgencias.

 

Aplicaciones móviles 

Además de las teleconsultas, el proyecto andaluz, denominado eHermes, está validando una aplicación móvil para la captura de imágenes clínicas usando cualquier teléfono móvil de los profesionales sanitarios, ha subrayado el centro hospitalario. Se trata de disponer de ordenadores, conexión a internet y una tecnología que ya tiene el Servicio Andaluz de Salud y por la que han preguntado en numerosas comunidades españolas y otros países, ha resumido Moreno, quien considera que Andalucía puede ser punta de lanza en este modelo de atención sanitaria.
Una de las críticas a este modelo es la posible deshumanización de la medicina, lo que rebate el jefe médico usando el término inglés right care, que alude a la necesidad de hacer «lo necesario en el momento y el ámbito adecuado», y en el siglo XXI «lo que pide el paciente es respuestas, que le resolvamos un problema» médico sin demora, lo que asegura que consigue la telemedicina.
La directora médica del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, Rosario Amaya, por su parte, también corrobora que la telemedicina es una tendencia imparable que pretenden aplicar en las 42 unidades de gestión del centro sanitario. «Es la medicina del presente y del futuro», vaticina.