El Comité de entrenadores abre expediente a Chuchi

Alberto Moreno
-
El Comité de entrenadores abre expediente a Chuchi - Foto: Sara Muniosguren

Se expone, aunque parece improbable que llegue a tanto, a seis meses de inhabilitación por ser futbolista en activo y dirigir a un equipo de otro club. Desconocía esa norma y nunca ocultó que dirigiese a La Salle.

Una anónima e interesada denuncia ante el Comité de Entrenadores puede provocar un serio perjuicio al fútbol provincial, en general, y a La Salle, el Palencia Cristo Atlético y, especialmente, a Chuchi, en particular. De hecho ya han llegado las primeras consecuencias, el que el jugador morado deje el banquillo de La Salle de la liga regional juvenil, equipo que está en un gran momento y que lucha por el ascenso a la Liga Nacional.
Chuchi tiene la intención de  una vez colgadas las botas al término de esta temporada seguir en el fútbol como entrenador. Se ha venido formando en los últimos años, alcanzando la máxima titulación del nivel III. En su etapa en el Guijuelo dirigía la Escuela de fútbol, en la del CF Palencia echaba una mano a Paulino y Alejandro con la cantera, la pasada temporada, militando en el Unionistas de Salamanca, dirigía a La Salle en la liga provincial juvenil, logrando el ascenso. Nunca tuvo problema alguno para compaginar su labor como futbolista con su vocación de entrenador, enseñando y formando a chavales. Nunca se le dijo que a nivel federativo era incompatible. Daba la sensación que no molestaba a nadie. Esta temporada, cuando el Palencia Cristo Atlético le realizó una oferta para formar parte de su disciplina, Chuchi puso una única condición: seguir entrenando a La Salle, ahora en la liga regional juvenil. El club morado no puso problema.
Y así ha venido siendo. Otro exfutbolista del CF Palencia, el becerrileño García, le echaba una mano. La Salle ha ido de menos a más y vive su mejor momento, cada vez más cerca de los puestos de ascenso y con un fútbol atractivo. Un equipo muy trabajado en el que se nota la mano de Chuchi.
Pero esta idílica situación ha dado un giro inesperado. Una denuncia procedente de Palencia le ha obligado a dejar la dirección del equipo, abriéndosele expediente sancionador y todo porque la reglamentación señala que un jugador no puede ser entrenador de un equipo de otro club. Sí lo puede ser de un equipo de la cantera de la misma entidad e incluso de un conjunto de otro club siempre y cuando sea fútbol-7, no fútbol-11. 
Chuchi reunió a sus jugadores el jueves para comunicarles su decisión de dejar la dirección del equipo. Cayeron algunas lágrimas en los rostros de los perplejos jugadores. «Tenéis dos opciones, o hundirse o rebelarse ante esta situación», les vino a decir.
Chuchi se enfrenta ahora a la resolución del expediente. Le han comunicado que en el peor de los casos le podrían imponer hasta seis meses de inhabilitación, sin poder entrenar, ni jugar al fútbol. Existe la posibilidad de que le sancionen unos partidos, que afectarían a su faceta de jugador. El Palencia Cristo Atlético saldría perjudicado sin poder contar con un jugador importantísimo en este momento clave de la liga.
Esta cobarde denuncia ha provocado que un equipo palentino que aspira al ascenso a Liga Nacional pierda a su referente, que un entrenador que va a dar mucho que hablar pueda ver frenada su carrera y le priven de culminar su obra y veremos si también el Palencia Cristo Atlético, en su lucha por el play-off, se queda durante unos  partidos sin su jugador.
Chuchi se siente dolido por la situación, pero espera que el expediente se quede en una sanción mínima. «Estuve en Valladolid explicando la situación y me han entendido. La directiva del Palencia Cristo Atlético me apoya. Yo desconocía esa normativa de no poder jugar y entrenar a un equipo de otro club. El año pasado lo hacía con Unionistas y La Salle y no pasó nada, ahora, que estamos en la lucha por el ascenso, sí. Parece que molestamos. Lo que me duele es que la denuncia venga de Palencia. Yo no he querido engañar a nadie, nunca he negado ser el entrenador de La Salle, dejaba mi carnet. Si hubiese querido engañar, podía figurar otro como técnico y dirigir yo al equipo, como hacen otros, pero no ha sido así. Me he equivocado, he incumplido sin querer una normativa que desconocía. He dejado de ser entrenador de La Salle. Ha sido un duro golpe para todos, para el club, para los chavales, para mí. Espero que se quede ahí y que ahora no se vea perjudicado el Cristo». Chuchi no quiere entrar en la situación que se vive en muchos equipos, con entrenadores prestando su carnet, incluso cobrando por ello. «No sé cómo se encuentran otros, yo hablo de mi caso. Sí me gustaría saber quién es el autor de esta denuncia para ver si ese club cumple o no con los entrenadores titulados. Así nos va en Palencia».