Un río cargado de basura

Laura Burón
-
Un río cargado de basura

Una treintena de voluntarios realiza tareas de limpieza del lecho y del cauce del Carrión y 'pescan' desde aparcabicis hasta botellas

En los colegios se estudia que el lecho de un río es en sí mismo un ecosistema rico en flora y fauna, en el que habitan distintas especies. En el caso del Carrión a su paso por la capital hay otro elemento que no ha sido invitado a formar parte de este espacio: la basura. Y es que el lecho del Carrión es casi más rico en lo segundo que en lo primero, si se tiene en cuenta la cantidad de basura que ayer un grupo de voluntarios de la iniciativa ciudadana Limpiando x Palencia sacaron del agua.
Botellas de vidrio y plástico hasta bancos, un aparcabicis, vallas de obra o un cochecito de bebé fue la pesca que consiguieron ayer en apenas cuatro horas de tareas de limpieza. Cerca de una treintena de personas se dio cita en la orilla del río para vaciar de basura el tramo comprendido entre el puente Mayor y la pesquera del Sotillo, pasando por las Once Paradas. Los que se encargaron de la zona de Puentecillas comenzaron a las 9,30 horas y dieron por finalizada la limpieza sobre las 12,30 horas. En ese periodo de tiempo sacaron más de 50 bolsas de basura. Sus compañeros encargados de la zona del Sotillo decidieron alargar algo más la jornada. 
«El río está bastante cargadito y no precisamente de agua», señala Estela Orozco, miembro del grupo Limpiando x Palencia. «Parece que no vamos a acabar de sacar basura nunca, todavía queda bastante», apunta David Rodríguez, otro de los voluntarios.
MÉTODOS RUDIMENTARIOS. Para sacar todos esos residuos recurren a métodos muy tradicionales. «Usamos ganchos, cogedores, cestas, jaulas e imanes atados con una cuerda y, por supuesto, las manos. Hay que mojarse los tobillos para  sacar las cosas más grandes, como el banco», apunta Rodríguez. 
En el grupo que se encargó ayer de la limpieza había también un par de piragüistas, cuya colaboración fue clave para sacar los elementos más pesados y atascados en el fondo. «La gente se va animando a colaborar. Más o menos siempre hay un grupo de quince personas que acuden a todas las quedadas, mientras que otros se suman más esporádicamente, cuando pueden», afirma Estela Orozco, que explica que la página de Facebook de Limpiando x Palencia tiene 250 miembros, «y nos animan y nos reconocen el trabajo pero no todos vienen a ayudar», asegura esta joven. Gente de todas las edades se va sumando a esta iniciativa ciudadana. «Hoy nos ha visto un señor mayor y se ha ofrecido a echarnos una mano, ayudando a llevar las bolsas a los contenedores. Nos ha dicho que quiere colaborar dentro de sus posibilidades», explica esta voluntaria.
jóvenes con inquietud. Entre los integrantes de esta cuadrilla destacan dos adolescentes, de unos 17 años, que dedican algunas horas de sus fines de semana a sacar basura del río con imanes y ganchos. «Han dado una lección a muchos mayores. Siempre se dice que si la juventud tal y cual...y ahí les tienes, en lugar de hacer cosas de su edad, limpian el río», señala Orozco.
Para saber en qué zonas se acumula la basura, se valen de los pescadores que forman parte del grupo. «Tiran el anzuelo y se les engancha o sacan cosas. También miran, conocen el río y se fijan en lo que puede haber y así sabemos en que zonas hay más basura», explica David Rodríguez.
Todo lo que pescan va a parar a los contenedores, a excepción de los elementos más grandes. «Llamamos al Ayuntamiento y vienen a recogerlo, pero los fines de semana tenemos que dejarlo apilado y esperar a que llegue el lunes», señala Rodríguez.
Ni el Ayuntamiento ni la Confederación Hidrográfica del Duero se han puesto en contacto con ellos, pero aseguran que una vez finalizado el verano y cuando al Consistorio empiece a funcionar con normalidad quieren mantener un encuentro.
De momento, este grupo de voluntarios va a seguir con su labor y organizando quedadas durante el verano. La manera de enterarse de dónde y cuándo es a través de su perfil en la red social Facebook.