Estalla la fiebre de la frontera

SPC
-

El battle royale de Respawn sorprende al conseguir 25 millones de jugadores en una semana

Estalla la fiebre de la frontera

Lo que ha sucedido en las últimas dos semanas es increíble incluso en la imprevisible y variable industria del videojuego. El pasado 4 de febrero Respawn Entertainment, el estudio creador de la serie Titanfall, anunció que ya se podía descargar un battle royale ambientado en el universo de Titanfall en el que no se sabía que estaban trabajando. Ocho horas después ya habían jugado más de un millón de personas. En un día había llegado a los 2,5 millones de jugadores que se habían convertido 72 horas después del lanzamiento en 10 millones de jugadores. Este lunes Vince Zampella, director del estudio, informó de que en una semana habían conseguido 25 millones de participantes y la cifra máxima de jugadores simultáneos había sido de dos millones. Está lejos de los 10 millones de jugadores concurrentes que logró Fortnite hace poco con el concierto de Marshmellow, pero el juego de Epic tardó tres semanas en llegar a los 10 millones de jugadores, y Apex lo ha conseguido en tres días. 
La editora Electronic Arts y el equipo de Zampella tienen muy clara la hoja de ruta y saben qué métodos usar para atraer jugadores: el martes que viene se disputa en Twitch la segunda parte del Rivals Apex Legends Challenge, que comenzó el martes pasado con algunas de las figuras más conocidas de Youtube y Twitch como los españoles El Rubius y LoLiTOFDEZ o los extranjeros Dr. Disrespect o Shroud y la primera temporada del juego comienza en marzo, con un pase de batalla, ya que el juego es gratis pero tiene micropagos.
Titanfall era hasta ahora el entretenimiento más conocido de Respawn, un estudio fundado por algunos de los creadores de Call of Duty, El primer juego salió en 2014 y gustó su propuesta de utilizar grandes robots-titanes en escenarios verticales que incitaban a trepar por las paredes y saltar. El segundo salió en 2016 con la mala suerte de publicarse justo entre Call of Duty: Infinite Warfare y Battlefield 1. Las ventas no fueron las esperadas y aquello parecía el fin de la serie. Pero Respawn no se dio por vencido y decidió quitar aquello que no convencía a los jugadores (los titanes y el parkour, precisamente lo que había hecho triunfar el primer juego) y preparar un battle royale, los juegos en los que todos los jugadores combaten entre sí hasta que solo queda uno.
Apex Legends se ambienta en la Frontera cientos de años después de la guerra entre la Interstellar Manufacturing Coporation y la Milicia, en las Tierras Salvajes, un lugar donde la vida no tiene valor y las diferencias se resuelven en los Apex Games, un cruento deporte en el que leyendas de la galaxia compiten por lograr dinero, fama, y gloria. 
Con esta historia de fondo compiten en cada partida 60 jugadores en pelotones de tres que eligen personaje entre las ocho leyendas disponibles, cada uno con características diferentes. Hay que recoger armas y objetos por el mapa, huir de la zona tóxica y acabar con los enemigos para ser los supervivientes. 
Se presenta un año interesante en los battle royale, con Fortnite -de momento- muy lejos de los demás, la incierta evolución de Playerunkown’s´s BattleGrounds (PUBG) y a expensas de ver si Call of Duty: Modern Warfare 4 entra en el género, pero la irrupción como un cohete de Apex Legends (de momento disponible en PS4 y Xbox One y en Origins para PC) puede cambiar todo en cuestión de semanas.


Las más vistas