El deporte que salva vidas

David del Olmo
-

Ana María Andrés es la delegada provincial de Salvamento y Socorrismo, disciplina deportiva que se adapta al confinamiento

El deporte que salva vidas - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

El salvamento y socorrismo, no es una frase hecha sino una evidente realidad, es una disciplina deportiva que ayuda a salvar vidas en el medio acuático y, con ese inmejorable motivo, su Federación Española (Rfess) creó la campaña Stop Ahogados para tratar de reducir al máximo las víctimas en el medio acuático, 2.146 personas en España (según su Informe Nacional) en los últimos cinco años, 99 de ellas en Castilla yLeón.
Por eso, aunque el calendario se haya detenido como consecuencia de la alerta sanitaria, desde el ente federativo (que tiene en Palencia a la socorrista Ana María Andrés como delegada provincial), se intenta promover la actividad entre sus deportistas durante el confinamiento en los hogares.
Como explica la palentina (una medallista en Campeonatos de España máster), lo hace con los más pequeños «a base de pequeños retos pictográficos, juegos y mediante vídeos de los técnicos de las escuelas, para que se mantengan activos».
El deporte que salva vidasEl deporte que salva vidasLa última novedad ha sido el reto Yo compito en casa, donde los deportistas «siguiendo unas pautas, graban las pruebas y las mandan a la Federación, que contará con un equipo arbitral que valorará quién lo hace mejor. Es el último reto que se ha marcado la Rfess para intentar que el deporte siga aunque sea en casa, que se nos vea y estemos activos».
Los niños de las escuelas palentinas se han unido a los del resto de la comunidad «mandando dibujos, que colgamos en las redes sociales», explica.
Con las instalaciones cerradas (todavía queda tiempo para que se conozca la fecha de reapertura) y sin conocer tampoco las condiciones (cantidad de gente) en las que se abrirán,  el calendario de competiciones no se suspendió al completo desde el principio, sino que a medida que se acerca cada acontecimiento se procede a su anulación o aplazamiento, si procede.
Tampoco los cursos de formación se están celebrando ante la imposibilidad de efectuar la necesaria parte práctica. En Palencia, con el apoyo de la Diputación, estaba previsto «un curso de socorristas en Aguilar de Campoo, incluso con los alumnos ya seleccionados y lo hemos tenido que aplazar, no sabemos hasta cuándo. Igual que el de Palencia», explica Ana Andrés.
En cuanto a los reciclajes (las obligatorias pruebas bianuales para renovar la licencia), la Federación Española de Salvamento y Socorrismo informaba el miércoles que «ante la situación en la que nos encontramos, los socorristas este año sacarán  la licencia deportiva y, a los que les  tocaba le reciclaje, no lo tendrán que hacer hasta el año próximo».


CUARENTENA ACTIVA. Ana María reconoce que se ha adaptado muy bien a la situación de reclusión en casa: «no he salido desde el 13 de marzo absolutamente a nada, ni a comprar. En casa hemos decidido que solo salen mi marido y mi hija, que es la que atiende a mi madre. Y los demás, mi hijo y yo, solo a aplaudir, como dice él».
Ella tiene un truco, entre comillas, para sobrellevar la prolongada estancia dentro de casa, y no es otro que el teletrabajo (lo hace en Telefónica), de manera que «las mañanas las tengo ocupadas, ese horario lo tengo bien cubierto. Y la tarde la aprovecho con mis manualidades y mis hobbies, que me entretienen mucho».
Uno de ellos está relacionado con el socorrismo, aunque de una manera muy original: «He hecho llaveros de todos los clubes de salvamento y socorrismo que actualmente están operativos y compiten en España. Con pasta flexible. Intento que sean lo más parecido posible al escudo real. Luego se los doy a la Federación, que los vende en la campaña Stop Ahogados, para sacar un dinerillo para la campaña de prevención», cuenta sobre su afición artística. Ha elaborado los de los 84 clubes, federaciones territoriales y hasta les ha hecho un guiño (un llavero personalizado) a los miembros de organización y equipo arbitral de la federación con los que comparte actividad en algunas competiciones.
Lectura y corrección de memorias de los cursos efectuados, perfeccionar el inglés y demás asuntos pendientes completan su día a día, donde su hija pone en forma a una familia de cuatro socorristas, mediante «rutinas para que estemos un poco activos durante este tiempo».