El nuevo modelo sanitario dispara la confrontación Igea-PSOE

SPC
-

Los socialistas advierten del cierre «en diferido» de 2.125 consultorios si se materializa el plan de la Consejería y el vicepresidente asegura que «una mentira repetida sigue siendo mentira»

El videpresidente de la Junta, Francisco Igea, durante su comparecencia en el Consejo de Gobierno. - Foto: Ical

Nuevo episodio en la escalada de tensión en las relaciones entre el vicepresidente y portavoz de la Junta, Francisco Igea, y la oposición socialista. El nuevo modelo de atención sanitaria rural presentado la semana pasada por la Consejería del ramo ha vuelto a encender la mecha de las confrontaciones verbales entre el número dos de la Junta y los miembros del PSOE. Un choque donde ya han comenzado las amenazas de judicializar los ataques. Así, el vicepresidente de la Junta advirtió a los socialistas que confía en no tener que acudir al juzgado para exigirles una rectificación por «confundir y engañar» sobre el cierre de consultorios locales. Un aviso que llegó minutos después de que el procurador socialista Diego Moreno asegurase en rueda de prensa que la aplicación del plan de la sanidad rural supondría en la Comunidad el cierre «en diferido» y mediante «un goteo» durante los próximos años de un total de 2.125 consultorios locales en localidades de menos de 200 habitantes, es decir, un 58 por ciento del total de consultorios, que asciende a 3.667 en la actualidad, según informa Ical.
«Es sorprendente», apostilló Igea,  que sostuvo que «una mentira aunque se repita mil veces será una mentira». Durante su intervención en la rueda de prensa posterior alConsejo de Gobierno, el vicepresidente reiteró que la petición de cita previa para la atención en los consultorios locales no significa su eliminación y lanzó la advertencia de no tener que ir al Juzgado para «exigir una rectificación». «A fuerza de insistir pueden obligar a tomar medidas que no son las más acertadas», deslizó. Así, acusó a la oposición socialista de «confundir y engañar» con el cierre de los consultorios locales y afeó que no acudan a las reuniones para negociar un pacto por la sanidad. «Los hechos van a desmentir las opiniones», zanjó.
Sin consenso

Por su parte, el procurador socialista lamentó que el documento haya visto la luz «sin diálogo y sin consenso» porque «los únicos» que se han adscrito al documento han ido «los partidos de la derecha», por lo que estimó que esta propuesta esconde «un recorte salvaje en términos económicos y prestación de servicios», ya que pretende «funcionar» con un 40% de médicos menos, que es la cifra de profesionales que se estima que se jubilarán en los próximos años. «No hay intención de reponer esas plantillas», denunció Moreno. «Es un modelo que es un aliciente para la despoblación» y que «ahonda» en esa problemática ya que supone para la población rural «la pérdida de un servicio tan esencial», dijo. «Han mezclado medias verdades para hacer una gran mentira», concluyó.
Otras críticas

Además de a los socialistas, el vicepresidente y portavoz de la Junta se dedicó a responder a otras críticas vertidas en los últimos días contra el modelo de la sanidad rural, como las del presidente del Colegio Oficial de Médicos, José Luis Díaz Villarig, quien solicitó a la Consejería «que no haga experimentos», y a CSIF que exigió la dimisión de Verónica Casado.
«Es una reforma que todos entienden que es necesaria, y ha podido participar todo el que ha querido», aseveró en referencia a la crítica de los médicos de que no se ha hablado con nadie y al PSOE que declinó acudir a las reuniones en las que se negocia un pacto por la sanidad. Al respecto, recalcó que están dispuestos a escuchar todas las propuestas excepto la petición de dimisión de la consejera y «quedarse como estamos». Por último, subrayó que es «difícil reunir un equipo» que conozca la atención primaria como el que existe en la Consejería de Sanidad, por lo que indicó que un «especialista en otorrinología tiene que escuchar» lo que dicen esos expertos, en referencia a al presidente del Colegio de Médicos, José Luis Díaz Villarig.