El campo palentino mantiene de momento 'a raya' a los topillos

diariopalentino.es
-

La viceconsejera de Desarrollo Rural mantuvo un encuentro de trabajo en la capital con técnicos y organizaciones agrarias. Los muestreos realizados en los últimos meses indican que no se puede hablar de plaga

Quema controlada de rastrojos en el año 2007 para combatir los topillos - Foto: ICAL

La viceconsejera de Desarrollo Rural de la Junta, María Jesús Pascual, se desplazó en la tarde de ayer a la capital palentina para informar a las organizaciones agrarias de los detalles del conjunto de acciones consensuadas por el Comité Científico de la Comisión de Roedores.
Pascual completó una nueva etapa del periplo que la ha llevado en las últimas semanas por distintas provincias de la Comunidad donde se han aportado datos del plan a ejecutar frente al topillo campesino.
La reunión de trabajo, con un carácter eminentemente informativo, se centró en las medidas a adoptar ante un hipotético repunte de la población de roedores..
En la provincia de Palencia, tal y como se puso de manifiesto en la reunión de ayer con los datos en la mano, no se puede dibujar el escenario de una plaga. La densidad de roedores por hectárea no alcanza la cifra marcada -500- para que se pueda considerar plaga.
No obstante, si el Observatorio Permanente de Plagas detectara la más mínima señal se tomarían las medidas oportunas de la misma manera que se hizo el invierno pasado, medidas que pasarían por la quema controlada de rastrojos en los reservorios de los topillos y la limpieza mecánica de cunetas, cauces y caminos.
La Junta de Castilla y León centrará su plan de acción, aprobado en la Comisión de Roedores del Comité Científico, en las zonas de Arévalo, Peñaranda de Bracamonte y Cuéllar, que conforman un eje sur, a las que se suma ahora la Tierra de Campos palentina, donde se ha observado un aumento de las poblaciones de estos roedores en las últimas inspecciones, en especial en la zona de Osorno.
La Junta informará a los ayuntamientos y juntas agropecuarias locales (JAL) afectadas de la incidencia de las poblaciones de estos roedores en sus parcelas, aunque serán las Administraciones Locales las que deban solicitar la autorización para llevar a cabo las quemas.
Posteriormente, el delegado territorial del Gobierno regional será el responsable de otorgar esa autorización.