Tu privacidad es importante para nosotros

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios, medir las audiencias, personalizar el contenido que ofrecemos y mostrarte publicidad adaptada a tus intereses mediante la obtención de los datos necesarios para perfilar tus hábitos de navegación e inferir grupos de interés.
Podemos asimismo utilizar fuentes de datos externas para elaborar estos grupos de interés, así compartir los análisis de navegación y los grupos de interés inferidos con terceros con el objetivo de personalizar contenidos y campañas publicitarias.
Puedes personalizar los propósitos para los cuales permites el uso de tu información, utilizando los siguientes botones:
Puedes también consultar la política de cookies al completo aquí.
Saber más

Europa pierde la paciencia con Irán y su programa nuclear

EFE
-
Europa pierde la paciencia con Irán y su programa nuclear - Foto: -/Iranian Presidency/dpa

Alemania, Francia y Reino Unido muestran su preocupación por la salida del acuerdo por parte de Teherán y le da un plazo de 35 días antes de comenzar con las sanciones

Mensajes conciliadores, contactos diplomáticos, incentivos económicos... Tras seis meses de esfuerzos, Europa ha perdido la paciencia con los incumplimientos de Irán del acuerdo nuclear firmado en Viena de 2015 y ha aumentado la presión activando un último mecanismo para tratar de salvarlo.

"Por tanto, no hemos tenido otra opción, dadas las acciones iraníes, que registrar hoy nuestra preocupación de que Irán no está cumpliendo con sus compromisos (...)", han sentenciado hoy Alemania, Francia y Reino Unido, firmantes del acuerdo, junto a China, Rusia y EEUU, que evitaba que Teherán pudiera hacerse con armas atómicas.

35 días para una solución

Los tres países han anunciado que encomiendan el arreglo del conflicto al mecanismo de resolución de litigios incluido en el Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA por sus siglas en inglés), el nombre oficial del acuerdo de 2015.

Ese mecanismo tiene ahora 35 días, un plazo ampliable, para resolver la denuncia europea de que Irán no está cumpliendo su parte del acuerdo.

De no haber resolución, el caso podría pasar al Consejo de Seguridad de la ONU, lo que abre la puerta a la reimposición de sanciones a Irán y la muerte definitiva del histórico acuerdo de 2015.

Origen del conflicto

El acuerdo nuclear, firmado en Viena en 2015 tras meses de duras negociaciones, impuso a Irán limitaciones al tamaño y alcance de su programa nuclear, asegurándole que podría seguir usando la energía atómica con fines pacíficos y que se levantarían las sanciones que ahogaban su economía.

El presidente estadounidense, Donald Trump, sacó a su país en 2018 del acuerdo, negociado por su antecesor, Barack Obama, y reactivó la presión y las sanciones contra Irán, para obligarle a firmar un "acuerdo mejor".

En respuesta, Irán comenzó el pasado julio a incumplir sus compromisos, superando progresivamente la cantidad y la pureza del uranio enriquecido que permite el acuerdo, y empleando maquinaria y tecnología vetada en el mismo.

Los países europeos aseguran en su comunicado conjunto de hoy que, desde entonces, han trabajado para preservar el acuerdo, con contactos e iniciativas diplomáticas, e incluso creando un mecanismo financiero para tratar de compensar las pérdidas iraníes por las sanciones de Estados Unidos.

Sanciones de EEUU

De hecho, en la nota no solo se denuncian los incumplimientos iraníes, sino que también se lamenta la decisión de Estados Unidos de abandonar unilateralmente el acuerdo.

Sin embargo, los tres países europeos rechazan el argumento iraní de que las sanciones estadounidenses y la incapacidad de Europa de compensarlas plenamente constituyen un incumplimiento del acuerdo que le da derecho a suspender temporalmente sus compromisos.

"Irán nunca ha activado el mecanismo de resolución de litigios del JCPOA y no tiene base legal para dejar de aplicar las disposiciones del acuerdo", explican Berlín, París y Londres.

Los europeos recriminan a Irán que, en vez de "dar marcha atrás", ha ido saltándose las limitaciones a su programa que bloqueaban que pudiera construir un arma nuclear a corto plazo, hasta anunciar el 5 de enero pasado que su programa atómico quedaba libre de cualquier restricción.

Preservar el acuerdo

Con las activación de este mecanismo los europeos aseguran no querer "sumarse a la campaña de aplicar máxima presión contra Irán", sino tratar de que el país vuelva a cumplir el acuerdo.

En ese sentido, el alto representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Josep Borrell, pidió hoy "buena fe" en la aplicación del mecanismo.

Borrell, que actúa de coordinador de la Comisión Conjunta que verifica la aplicación del acuerdo, dijo que la intención es "preservar el acuerdo" y lograr una salida a la disputa a través de un diálogo diplomático constructivo.

Menos conciliador ha sido el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, que ha pedido sustituir el actual pacto por uno nuevo negociado por Trump.

El JCPOA da a todas las partes la oportunidad de denunciar incumplimiento ante esa Comisión Conjunta, en las que están representados los seis países que siguen en el acuerdo.

La Comisión tiene 15 días, ampliables, para resolver el litigio. Si se considera que el asunto no se ha resuelto, cualquier parte puede convocar una cumbre de los ministros de Exteriores, que tendrían otros quince días, también ampliables, para solventarlo.

Paralelamente, se puede pedir que un comité asesor emita una opinión no vinculante sobre quién tiene razón.

Una vez cumplido, sin acuerdo, los 30 días iniciales, la Comisión tendrá cinco días para evaluar ese dictamen.

Sanciones internacionales

Si tras esos 35 días no se ha resuelto el problema, la parte denunciante puede dejar de cumplir el acuerdo y notificarlo al Consejo de Seguridad de la ONU.

Este órgano de Naciones Unidas debería entonces votar en un plazo de treinta días si mantiene el levantamiento de sanciones. Si esa votación no se produce, se reimpondrán todas las medidas punitivas de la ONU contra Irán que quedaron suspendidas con el acuerdo de 2015.