Tu privacidad es importante para nosotros

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios, medir las audiencias, personalizar el contenido que ofrecemos y mostrarte publicidad adaptada a tus intereses mediante la obtención de los datos necesarios para perfilar tus hábitos de navegación e inferir grupos de interés.
Podemos asimismo utilizar fuentes de datos externas para elaborar estos grupos de interés, así compartir los análisis de navegación y los grupos de interés inferidos con terceros con el objetivo de personalizar contenidos y campañas publicitarias.
Puedes personalizar los propósitos para los cuales permites el uso de tu información, utilizando los siguientes botones:
Puedes también consultar la política de cookies al completo aquí.
Saber más

Un año meteorológico de contrastes

Rubén Abad
-
Un año meteorológico de contrastes - Foto: Eva Garrido

En el mes de junio se alcanzó la temperatura máxima más elevada de las últimas tres décadas. Con respecto a 2018, la mínima se elevó un grado, llovió menos y también se redujeron las horas de sol

Si el año 2015 fue bautizado como el de la gran nevada en la Montaña Palentina, el de 2019 será recordado a nivel provincial como el de las intensas lluvias durante interminables jornadas, el desbordamiento de ríos y las inundaciones, en este caso a lo largo y ancho de la geografía palentina, pero igualmente con mayor intensidad en el norte.
Pero 2019 ya es historia y, con la entrada del nuevo 2020, toca hacer balance meteorológico del ejercicio que abandonamos hace hoy diez días. Un estudio del que se ha encargado, un año más, Mariano Bustillo, responsable del Observatorio Materológico de Carralobo, en la localidad de Astudillo.
De la Memoria 2019 de Bustillo, se desprende que la provincia registró la temperatura máxima más elevada de los últimos 32 años, desde 1987. Fue concretamente el día 28 de junio, jornada en la que el mercurio alcanzó los 40ºC, casi tres grados más de la máxima de 2018 (37,2ºC el 6 de agosto) y dos más que en 2017 (38ºC el 18 de junio). «Una de las más altas registradas en este Observatorio», matiza Bustillo. Como dato curioso, los 22,2ºC del 26 de febrero, convierten a esa jornada en la más calurosa de ese mes en 33 años.
Eso en cuanto a las máximas, pues en lo que se refiere a las mínimas fueron bastante similares a las del ejercicio anterior. La más baja del año se registró el 6 de enero, fecha en la que los termómetros descendieron a los -6,5ºC, un grado por encima de la registrada el 24 de febrero de 2018 (-7,5ºC) o los -8ºC del 1 de enero de 2017.
luvias. En el capítulo de lluvias, se registraron un total de 416,6 litros/metro cuadrado, bastante por debajo de los 541,6 l/m2 de 2018, pero el doble que los contabilizados en el año 2017, anualidad en la que se contabilizaron 216 l/m2.En este punto, cabe señalar la escasez de precipitaciones en el primer trimestre del año, cuando solo se recogieron 49,3 l/m2  en los 19 días en los que hubo lluvia. «Solo los años 1983, 1992, 1993, 2013 y 2015 las lluvias fueron inferiores a las del primer trimestre», afirma Bustillo en su memoria anual.
Las lluvias continuaron en julio, agosto y septiembre, con un total de 66,8 l/m2  en 20 días. Una cantidad «insuficiente para paliar la sequía que traíamos desde primeros de año», señala el responsable del observatorio de Astudillo, quien añade que octubre, noviembre y diciembre fueron «tres meses muy lluviosos (52 días y 207,9 l/m2 ) que acabaron con la sequía, aunque retrasaron las labores del campo». 
De hecho, el día de mayores precipitaciones fue el 19 de diciembre, con 46,5 l/m2 . Por otro lado, heló 72 días, amaneció con rocío un total de 105, hubo escarcha en 84, se registraron 27 jornadas con niebla, hubo 13 con tormentas, tres con granizo y cinco con nieve. A este respecto, cabe señalar que 1997 fue el año en el que se registraron más precipitaciones, 714,7 l/m2.
En otro orden de cosas, entre los meses de enero y diciembre de 2019 se contabilizaron un total de 2.623 horas de sol, 176,85?más que el pasado ejercicio, aunque muy lejos de las 2.962 de 2005, máximo histórico.