Tu privacidad es importante para nosotros

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios, medir las audiencias, personalizar el contenido que ofrecemos y mostrarte publicidad adaptada a tus intereses mediante la obtención de los datos necesarios para perfilar tus hábitos de navegación e inferir grupos de interés.
Podemos asimismo utilizar fuentes de datos externas para elaborar estos grupos de interés, así compartir los análisis de navegación y los grupos de interés inferidos con terceros con el objetivo de personalizar contenidos y campañas publicitarias.
Puedes personalizar los propósitos para los cuales permites el uso de tu información, utilizando los siguientes botones:
Puedes también consultar la política de cookies al completo aquí.
Saber más

Los franceses renuevan su pulso a la reforma de Macron

EFE
-
Los franceses renuevan su pulso a la reforma de Macron - Foto: YOAN VALAT

Los sectores educativo, sanitario y ferroviario respaldan las protestas y la Torre Eiffel permanecerá cerrada tras la decisión de la compañía gestora de secundar el paro

Decenas de miles de personas regresaron este jueves a las calles de Francia para mostrar su oposición a la reforma de pensiones del Gobierno de Emmanuel Macron, en la cuarta jornada de huelga interprofesional en apenas un mes, con una participación que pareció perder algo de fuelle respecto a anteriores convocatorias.

A la cabeza de la manifestación, profesores y estudiantes, abogados, trabajadores de refinerías y ferroviarios, que unen al enfado la fatiga de una huelga ininterrumpida desde el pasado 5 de diciembre.

Según los datos del Ministerio del Interior, 452.000 personas se manifestaron en todo el país, frente a las 615.000 de la última jornada total de huelga del pasado 17 de diciembre.

La CGT, el principal sindicato convocante, elevó la cifra a 1,7 millones de manifestantes, 100.000 menos que hace algo más de tres semanas.

Las concesiones anunciadas por el Gobierno, como una jubilación más temprana para profesiones peligrosas, una revalorización del salario de profesores o un retraso en la aplicación del plan en el sector ferroviario y para los bailarines de la Ópera de París -que desde el 5 de diciembre ha debido cancelar más de 60 representaciones-, no convencen a los contestatarios.
Pese al rechazo de varios sindicatos al conjunto de la reforma, la central mayoritaria en el país, la reformista Confederación Francesa Democrática del Trabajo (CFDT), se muestra más abierta a encontrar un acuerdo y concentra sus demandas en que no se retrase la edad de jubilación que el Gobierno pretende fijar en 64 años.
El Gobierno por ahora no descarta negociar la edad de jubilación, aunque sigue pensando que se trata de una medida "justa y efectiva", en palabras del ministro de Hacienda, Gérald Darmanin, al diario Le Figaro.
La cuestión deberá de ser abordada en una conferencia para la financiación del sistema de pensiones, propuesta por la CFDT, sobre la que tratarán mañana en una reunión el primer ministro, Édouard Philippe, con los agentes sociales.

Aunque el acuerdo sigue pareciendo lejano, el Gobierno tiene la intención de aprobar el proyecto en Consejo de Ministros el próximo 24 de enero, para luego presentarlo en la Cámara Baja el 17 de febrero.

Los franceses renuevan su pulso a la reforma de Macron - Foto: YOAN VALAT
Los franceses renuevan su pulso a la reforma de Macron - Foto: YOAN VALAT