Tu privacidad es importante para nosotros

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios, medir las audiencias, personalizar el contenido que ofrecemos y mostrarte publicidad adaptada a tus intereses mediante la obtención de los datos necesarios para perfilar tus hábitos de navegación e inferir grupos de interés.
Podemos asimismo utilizar fuentes de datos externas para elaborar estos grupos de interés, así compartir los análisis de navegación y los grupos de interés inferidos con terceros con el objetivo de personalizar contenidos y campañas publicitarias.
Puedes personalizar los propósitos para los cuales permites el uso de tu información, utilizando los siguientes botones:
Puedes también consultar la política de cookies al completo aquí.
Saber más

El Bolo de la Paciencia pasará por el taller

Carlos H. Sanz
-
El Bolo de la Paciencia pasará por el taller

El Ayuntamiento aprovechará el arreglo de las rampas peatonales colindantes para restaurar la histórica piedra

El mítico Bolo de la Paciencia, situado frente al acceso a Puentecillas, será retirado en los próximos días para proceder a su restauración. Los trabajos serán realizados por los alumnos del programa mixto de Formación y Empleo, sucesor de la Escuela Taller de la Catedral. 
La restauración de este símbolo de la ciudad forma parte de los trabajos de mejora que se van a ejecutar en las rampas peatonales colindantes con Puentecillas que dan acceso al parque de Las Huertas del Obispo y al paseo peatonal junto a la ribera del río entre este puente y el Mayor, según avanzó ayer el propio Ayuntamiento.
Esta piedra, que en su día cumplió la finalidad de guardacantón en los accesos a la plaza de Cervantes, fue retirada de la misma cuando a finales de la década de los años cincuenta del pasado siglo se realizó una nueva urbanización de dicha plaza. 
Fue entonces cuando el conocido Bolo de la Paciencia fue instalado en la plaza de San Antolín para pasar posteriormente (década de los años ochenta) a ser ubicado en su situación actual, en el acceso a Puentecillas. 
El Ayuntamiento confirma que el Bolo de la Paciencia volverá a ser colocado en su emplazamiento una vez realizados los trabajos de restauración del mismo y de pavimentación de la zona sobre la que se asienta, aunque no habla de plazos.
La última actuación sobre este elemento de la ciudad tan querido por los palentinos data de 2013, cuando el Consistorio intervino en él para borrar una pintada que los vándalos realizaron sobre la piedra.